Wendy O. Williams: La "Suma Sacerdotisa del Metal"

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Hay personas que nacen con un brillo muy particular. Se trata de personajes que vienen destinados a este mundo para sobresalir por encima de los demás. Más allá del físico, es el estilo, la personalidad, el carisma y la originalidad de cada persona las que las llevan a sobresalir de manera singular. Este espacio de #MujeresQueInspiran está dedicado a una mujer que pudo haber sido acusada de todo, menos de haber sido convencional. Se trata de la cantante Wendy O. Williams y esta es su historia.



Wendy Orlean Williams nació el 28 de mayo de 1949 en Rochester, Nueva York, Estados Unidos. Fue una de las tres hijas del matrimonio integrado por Audrey Stauber Williams, una ama de casa, y Robert F. Williams, un químico de la Eastman Kodak Company. Cuando Wendy tenía seis años de edad, ganó un concurso local de claqué y obtuvo un viaje a Nueva York para presentarse en el programa de televisión infantil “Howdy Doody”. ​ Wendy cursó sus estudios en el R. L. Thomas High School de Webster, pero antes de graduarse lo abandonó.​ En esa época, tocaba el clarinete en la banda escolar y recibió clases por seis meses para especializarse en dicho instrumento en la Escuela de Música Eastman de la Universidad de Rochester.



Cuando Wendy tenía quince años de edad, la arrestaron por tomar el sol desnuda en el parque estatal Letchworth, al sur de Rochester. Wendy se consideraba una paria. Se sentía inferior a su popular hermana mayor e incomprendida por sus padres. Debido a la hostil relación con sus progenitores, a los dieciséis años abandonó la escuela y huyó de su casa. Durante su adolescencia experimentó con drogas y sexo furioso, inclusive a los quince tuvo su primera aventura sexual afirmando:


“Ya no quería ser virgen, así que fui a un bar y recogí a alguien. Para mí, eso fue sexo”.

Al abandonar el hogar de sus padres, hizo autoestop hasta llegar a Colorado con tan solo cincuenta dólares que había ganado en un trabajo de medio tiempo en Dunkin' Donuts. Vivió en una tienda de campaña a las afueras de Boulder, en donde vendía collares hechos a mano. También consumió LSD y mescalina, y se involucró en algunas religiones del Lejano Oriente.​ Más tarde, viajó a Fort Lauderdale, Florida, y para ganarse la vida vendía bikinis de hilo tejidos por ella, entre otras cosas. En 1974 se trasladó a Europa, en donde trabajó como barman en Ámsterdam, en un restaurante de comida macrobiótica en Londres y después como bailarina en un grupo itinerante de danza gitana.



En 1976, Wendy regresó a los Estados Unidos y se estableció en un hotel en Times Square, Nueva York.​ Un día, en la terminal de autobuses, leyó un anuncio en una revista tirada en el suelo que buscaba bailarines para un espectáculo de la compañía Captain Kink's Theatre del artista Rod Swenson.​ Audicionó para él bailando una versión de “Foxy Lady” de The Jimi Hendrix Experience, pero con su propia voz sobrepuesta en la cinta.​ Rod descubrió su creatividad y al poco tiempo entablaron una relación sentimental que duró veintidós años.​ Wendy también fungió como una dominatrix en un espectáculo donde una de sus rutinas era recostarse boca arriba y lanzar pelotas de ping pong de su vagina hacia los clientes.​


En 1977, mientras la pareja iba en un taxi, Rod la escuchó cantar el tema “Need a Little Sugar in My Bowl” de Bessie Smith e ideó formar una banda en donde ella fuese la vocalista principal. Fue así como surgió Plasmatics. La banda debutó el 26 de julio de 1978 en el recinto CBGB de Nueva York. Pronto, la banda llegó a ser uno de los espectáculos más populares de la ciudad. Y es que ellos lograron unificar la música punk con la teatralidad del shock rock.​ Wendy llamaba la atención del público principalmente por su performance que incluía un traje de enfermera, un atractivo corte mohicano, con cintas aislantes o crema de afeitar sobre sus senos o simplemente en toples. Además, destruía televisores con mazos, cortaba guitarras eléctricas con motosierras, disparaba escopetazos a los amplificadores y hasta llegó a hacer explotar un automóvil. Wendy se autodescribía como una “ninfómana marginal y exhibicionista terminal”. En 1979, debutó en cine en un rol en la película “Candy Goes to Hollywood”.


The Plasmatics


En 1980, Wendy y los Plasmatics aparecieron en el programa "Fridays" de la cadena ABC, en donde Wendy se convirtió en la primera mujer en presentarse en la televisión nacional estadounidense con un corte mohicano. Eventualmente, los Plasmatics tocaron en el club nocturno The Palms de Milwaukee. Luego del concierto, el Vice Squad arrestó a Wendy por cargos de indecencia, ya que según ellos, simuló una masturbación con un martillo delante de una audiencia. Ellos fueron exonerados luego de que un fotógrafo local que presenció la golpiza a Wendy presentó unas imágenes que refutó el informe policial.


En 1982, la banda abrió los conciertos de la gira “Creatures of the Night Tour” de Kiss. Tras ello, Gene Simmons mostró interés en producir un álbum para la agrupación, pero debido a una disputa contractual con Capitol Records no podían utilizar el nombre de Plasmatics. Simmons estaba interesado en trabajar con la propia Wendy más que con la banda como tal.




En 1984, Wendy se lanza como solista con el álbum “WOW”. Entre los productores del disco estuvo Gene Simmons bajo el pseudónimo de Reginald Van Helsing. “WOW” le valió a Wendy su única nominación a los Premios Grammy en la categoría mejor interpretación vocal de rock femenina de 1985. En 1986, Wendy lanzó su segundo disco “Kommander of Kaos”. En este álbum Williams se alejó del sonido hard rock para enfocarse en el punk y en el heavy metal. En 1985, participó en la cinta “Hell Camp of the Gland Robbers” y al año siguiente en “Reform School Girls”. También fue parte de una gira de seis meses de la obra musical “The Rocky Horror Show”. En 1986 realizó una sesión de fotos para “Playboy”.



En 1987, Wendy se reunió con los Plasmatics y, grabó el disco “Maggots: The Record”.​ El disco es considerado como la primera «ópera thrash metal», con una historia situada en un futuro post-apocalíptico.


En 1988, Wendy lanza al mercado su tercera y última producción como solista: “Deffest! and Baddest!”. A pesar de que el álbum tuvo una gira promocional, en donde Wendy contó con una banda de soporte e interpretó los mayores éxitos de sus trabajos previos, las controversias y la mala prensa habían pasado factura. En 1990 realizó su última participación como actriz en la serie televisiva “MacGyver”.




Wendy decidió alejarse de la industria musical en 1991 y se instaló con Rod Swenson en el pueblo rural de Storrs, Connecticut. A pesar de tener una vida tranquila en el bosque, Wendy sufría una fuerte depresión. En 1993 intentó suicidarse clavándose, con la ayuda de un martillo, un cuchillo en su corazón, sin embargo, lo enterró en su esternón. Una vez que vio la sangre fluir, cambió de parecer y llamó a Rod para que la llevara al hospital. Más tarde, en 1997, nuevamente quiso quitarse la vida, en esta ocasión con una sobredosis de efedrina. Luego de ese evento rechazó ser hospitalizada e incluso objetó cualquier tratamiento psicológico o farmacológico.


En 1998, su depresión estaba tan avanzada que odiaba su vida normal, su aspecto físico, sus nuevos tatuajes e incluso su edad. Por aquel entonces estaba viviendo con Steve Gabriel, un tatuador que tenía una tienda llamada Guide Line. El 6 de abril dejó el domicilio de Steve llevándose consigo algunas cosas, entre ellas un arma calibre 38 que él guardaba bajo la cama. Condujo hasta la casa que compartía con Rod y como él no estaba, le dejó sobre una mesa un bálsamo de masaje oriental, un paquete de semillas para el jardín y unas cartas selladas, que incluían un testamento vital, una carta de amor dirigida a él y una nota suicida.​ Luego caminó a una zona boscosa detrás de la casa, alimentó a algunas ardillas, cubrió su cabeza con una bolsa y se disparó.​ Su carta suicida decía así:


“No creo que nadie se quite la vida sin antes haberlo reflexionado profundamente durante un largo período. De todas formas, estoy convencida de que el derecho a poder hacerlo es uno de los derechos fundamentales que alguien puede llegar a tener en una sociedad libre. Para mí, gran parte del mundo no tiene sentido, pero el sentimiento con respecto a lo que estoy haciendo suena alto y claro en el interior del oído, en un lugar en el que no hay yo, solo la calma. Amor eterno "
- Wendy.


Un aspecto a destacar sobre Wendy, es su faceta como activista en pro de la ecología. Antes de iniciar la década de los ochenta comenzó a tener una vida saludable. No consumió más drogas ni fumaba, era vegetariana y abstemia, trotaba seis millas al día y tenía un régimen de levantamiento de pesas. También contribuía en fondos de protección animal y ambiental, se negaba a usar maquillaje de compañías que experimentaban con animales en los laboratorios, criticaba la caza furtiva innecesaria, el uso de la azúcar en la dieta de los estadounidenses y la obesidad infantil.


Wendy O. Williams es considerada una de las artistas más auténticas de la historia del rock y algunos medios le otorgaron apelativos como “La reina del punk”, “La reina del shock rock”, “Suma sacerdotisa del metal” o “Dominatrix de los decibeles”. ​Dato curioso: Wendy sirvió de inspiración para crear el personaje “Wendy O. Koopa”, de la saga de videojuegos “Super Mario Bros.”, de Nintendo. En 2016, Wendy fue incluída en el Rochester Music Hall of Fame.


Este artículo es un recuerdo y un sentido “In Memoriam” para una mujer auténtica, que se atrevió a desafiar los convencionalismos de una época y vivió y murió con absoluta libertad y como le dió la gana.