"The Hunger": Vampiros, arte gótico y bisexualidad.

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Hay un tipo de cine que, debido a diversas circunstancias, llega a convertirse en cine de culto. Para que una película logre ser considerada dentro de este rubro, necesita cumplir con ciertos requisitos: el estilo de su arte, el impacto mediático que haya causado, su presupuesto, el impacto social, la censura, elementos poco convencionales en su trama o manufactura y un enorme etcétera. La película que reseñamos en este espacio, cumple con determinadas características que le dan un espacio en este nicho cinematográfico. Se trata de la cinta “The Hunger” (1983).




“The Hunger”, es una película de horror británica estrenada en 1983. Fue dirigida por Tony Scott y contó con un reparto de lujo: Catherine Deneuve, Susan Sarandon y David Bowie. Está basada en la novela homónima de Whitley Strieber. La trama de la cinta es la siguiente:


Catherine Deneuve ("Miriam").

Miriam (Deneuve) es una misteriosa vampiresa que ha vivido en el planeta durante décadas, conservando su belleza y juventud intactas. La fuente de su milagrosa juventud es la sangre que consume de sus víctimas, mismas que extrae con una daga en forma de Anj egipcio. Para soportar su extrema longevidad sin aburrirse y enloquecer, se ha hecho de numerosos amantes, mismos a los que maldice transformándolos en vampiros. Seducidos por la belleza y poder de la mujer, sus amantes se convierten en sus fieles servidores. Entre ellos se encuentran hombres y mujeres de forma indistinta. Sin embargo, sus ardientes amantes no pueden mantener la longevidad al mismo paso que Miriam. Todos envejecen y mueren tarde o temprano. Uno de ellos de nombre John (Bowie), vive un apasionado romance con Miriam. Ambos viven en una lujosa y a la vez tétrica mansión en Manhattan. Pero un buen día, el tiempo de John llega.


Catherine Deneuve ("Miriam") y David Bowie ("John").

El vampiro comienza a envejecer abruptamente. De forma paralela, la Dra. Sarah Roberts (Sarandon), una brillante geriatra, se encuentra en medio de un minucioso estudio sobre la vejez en el ser humano y la forma de “prevenirla”, asegurando que es una enfermedad relacionada con las horas de sueño. Los estudios de Sarah llaman la atención de Miriam y John. Pero el interés de Miriam va más allá de curar a John. La seductora vampiresa siente una poderosa atracción hacia Sarah. John se presenta ante Sarah y capta su atención debido a su avanzado estado de envejecimiento. Por desgracia, John no puede sobrevivir y pasa a formar parte de la colección de amantes muertos de Miriam que ella guarda como trofeos en ataúdes en el ático de su casa. Sarah llega a casa de Miriam. El encuentro entre ambas mujeres deriva en un fogoso arrebato de pasión y la transformación de Sarah en la nueva amante vampiresca de Miriam...


Bowie, Deneuve y Susan Sarandon ("Sarah").


¿Por qué el impacto de esta película? En primer lugar debido a su estética. La película ha sido descrita como una de las más elegantes (visualmente hablando) de la historia del cine (solo hace falta contemplar el lujoso vestuario que Catherine Deneuve luce en toda la cinta, creado por Yves Saint-Laurent). El director logra crear una atmósfera oscura y turbia en toda la película que muchos describen como una obra maestra del estilo gótico. David Bowie solía decir que los primeros veinte minutos de la cinta son una verdadera obra de arte, y que la misma era valiosa tan solo por haber regalado esos minutos. Por supuesto, como toda cinta de culto, tiene sus momentos kitsch que fueron subrayados ampliamente por la crítica. Muchos la consideraron muy gore para su época y con unas escenas supuestamente de muy mal gusto que rompían con la sofisticada estética de la cinta. En particular, se hizo referencia a una escena donde la bella y sofisticada Catherine Deneuve, seduce a un hombre, gateando alrededor de él y babeando sobre su pecho.



Otro elemento que le da valor extra a la película es la música. La banda sonora se llenó de una curiosa mezcla de música rock gótica, con elementos de música clásica. Así, escuchamos a Bach, Schubert o a la banda de rock Bauhaus en armoniosa combinación.


Y claro, no se puede dejar de lado el erotismo de la cinta. Como buena película de mujeres vampiros, el lesbianismo está presente en la cinta. Como ya se mencionó en la sinopsis, la vampiresa Miriam es bisexual. La película incluye una apasionada escena de sexo entre los personajes de Deneuve y Sarandon, exaltada y elogiada por su fino erotismo y buen gusto. Sobra decir que la Deneuve se negó a realizar estas escenas “escabrosas”. Para sus escenas sexuales y de semi-desnudo, la diva francesa fue reemplazada por una doble.




Estos y otros detalles, fueron los que escandalizaron a la crítica de su tiempo. La película no fue precisamente un taquillazo en su época, pero se hizo de un nicho de fans muy abundante con el paso del tiempo. De hecho, en 1997, se realizó una serie de televisión, coproducida por Canadá y el Reino Unido, basada en la película. Sin embargo, logró poco impacto entre la audiencia.


“The Hunger” es una película altamente recomendable para todos aquellos que (como en este espacio), gustan de películas diferentes, originales, arriesgadas y atrevidas. Aquellas que se nos quedan más grabadas en la mente que otras películas tradicionales. Si pueden, no duden en echarle un ojo a esta joyita cinematográfica.





73 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo