Terry Holiday: Vida y obra de una de las grandes Reinas de la Noche

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Y si se trata de recopilar y rescatar la vida y obra de grandes figuras del colectivo transgénero y transexual en esta labor de hacer #MemoriaTrans a través de este espacio, no podemos olvidarnos de una figura emblemática y crucial, no solo de la sub-cultura LGBT+ mexicana, sino también de la maravillosa vida nocturna. Se trata de la gran vedette Terry Holiday. Esta es su vida y obra:



Terry nació en la Ciudad de México el 5 de octubre de 1955, hija de una madre pianista y un padre bohemio. Creció en la colonia Santa María La Ribera, de la Ciudad de México. De acuerdo a sus propias palabras, desde su infancia supo que tenía una vocación artística dentro de ella. También supo acerca de su verdadera identidad femenina, y según sus propias palabras, su familia, en términos generales, no tuvo problemas en aceptar su verdadera naturaleza. Estudio en el Taller Infantil de Artes Plásticas del Instituto Nacional de Bellas Artes y luego en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado "La Esmeralda". Siendo muy joven, se convirtió en asidua visitante de la Zona Rosa. De forma paralela, ya hacía sus pininos en el mundo de la actuación. Terry comenzó a dar show como female impersonator en un bar gay de la capital mexicana llamado Mio Mondo, propiedad de un amigo suyo llamado Alfonso Gómez Evans. Su nombre artístico, lo tomó de una combinación de Terry, un personaje de una serie televisiva Maya la elefanta, y Holiday, en honor de la cantante estadounidense Billie Holiday, pues Terry realizaba una caracterización de la cantante estadounidense Diana Ross, quien interpretó a Holiday en la película Lady Sings The Blues (1972).​



Cuando tenía 17 años de edad, Terry trabajaba como decoradora en una boutique de la Zona Rosa, cuando descubrió que se realizaban audiciones para el musical Hair. Terry fue seleccionada para actuar en dicho montaje y el director de la obra decidió que interpretara únicamente personajes femeninos. Fue un montaje considerado muy atrevido para la época.


Pronto, Terry se consolidó como destacada vedette, siendo una de las primeras “Reinas de la Noche” trans que han brillado en la escena mexicana. En su faceta como actriz, Terry colaboró con Alejandro Jodorowsky en el montaje Lucrecia Borgia (1977), producción encabezada originalmente por Irma Serrano “La Tigresa” para ser representada en el mítico Teatro Fru Frú de la capital mexicana. Los desacuerdos entre Jodorowsky y “La Tigresa”, derivaron en la realización de dos obras diferentes. Terry permaneció junto a Jodorowsky en su versión del montaje, que finalmente se estrenó en el Teatro Lírico. Terry afirma que Jodorowsky y el productor Joe Donovan, fueron quienes le ayudaron en el proceso de definir su identidad femenina. En teatro alternó con comediantes como Alfonso Zayas y Alberto Rojas y con actrices como Angélica Chaín y Maty Huitrón, entre muchos más.



El cine también hizo sonar las campanas en la carrera de Terry. Debutó en 1972 con un rol de extra en la cinta La montaña sagrada, de Alejandro Jodorowsky. Luego actuó en Noches de cabaret (1978) y La vida difícil de una mujer fácil, ambas protagonizadas por Sasha Montenegro. También actuó en Cuando tejen las arañas (1979), de Roberto Gavaldón. En 1980, participó en la mítica película A fuego lento, de Juan Ibáñez, donde aparece bailando con Damaso Pérez Prado en el Teatro Blanquita. Otras películas en las que ha participado son las comedias Los pen...itentes del P.U.P (1989), La jaula del pájaro (1997), Acorazado (2011), de Álvaro Curiel y Cindy la regia (2019), de Catalina Aguilar Mastretta, entre otras. Terry también fue parte del grupo Peyote y la Compañía, dedicados a la realización de cine experimental.



En 1996, actuó en la serie televisiva Cuentos para solitarios, de MVS. Terry ha dedicado toda una vida dedicada al mundo del espectáculo nocturno. Nunca ha dejado sus caracterizaciones en el escenario. Sus favoritas son Eugenia León, Daniela Romo, Cher y Lila Downs. Tuvo su propia compañía de espectáculos de vedettismo y transformismo y radicó diez años en Monterrey, Nuevo León. Fuera de México, también trabajó en el Embassy Auditorium de Los Ángeles, California, Estados Unidos. También ha fungido como modelo y sus fotografías han formado parte de innumerables exposiciones de reconocidos fotógrafos. Terry también es pintora y ha vendido sus obras a algunos coleccionistas. Mención aparte merece su trabajo como diseñadora y realizadora de vestuario, especialmente para shows de teatro y cabaret.


Como anécdota curiosa, Terry afirma haber tenido un encuentro amoroso con Osiris, el famoso Vampiro de la colonia Roma, quién después inspiró uno de los clásicos de la literatura LGBT+ mexicana.


A Terry también le tocó vivir una época muy fuerte para el colectivo LGBT+ mexicano. Era una época donde ser parte de la diversidad, era peor que ser un criminal. Sufrió de acoso y detenciones de parte de la policía. Era una época donde defender la identidad sexual era un acto de muchísima valentía.

Terry también se ha destacado en su faceta de activista. A partir de la década de los 1980s, se ha dedicado a apoyar distintas campañas para la prevención del VIH / SIDA.



Larga vida a Terry Holiday, una figura mítica y testigo de excepción del largo camino que la comunidad LGBT+ ha recorrido en este país y en el mundo. Y un aplauso y reconocimiento especial para su importante trayectoria en el mundo del entretenimiento.


Echen un ojo a este documental del año 2017, el cual fue dirigido por el gran cineasta Arturo Ripstein para la serie Noctámbulos: Historias de una noche, de Canal 11. Se llama La fiesta de todos los días o nada es lo que parece, y es un recorrido en el que Ripstein acompañó a Holiday en una de sus habituales travesías nocturnas:





253 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo