"Suspiria": La hora de la brujería

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


En este espacio nos hemos dado a la tarea de reseñar y recopilar películas, series y telenovelas que, de una u otra forma, han causado un impacto entre los espectadores. En el caso del cine, hemos recopilado una serie de películas, prioritariamente, de contenido LGBT+, más específicamente trans. Pero también nos hemos dado a la tarea de recopilar películas "raras". Esas películas de autor, de explotación, censuradas, prohibidas, no comerciales, que ahora engrosan las listas del llamado Cine de Culto. En esta ocasión hablaremos acerca de una joya que tiene un sitio de honor en este tipo de cine. Se trata de la cinta "Suspiria".




"Suspiria" es una película italiana de horror sobrenatural estrenada en 1977. Fue dirigida por Dario Argento, considerado como el "Padre del Cine de Terror italiano". Es considerada como la primera parte de una trilogía titulada "Las tres madres", que conforman también las cintas "Inferno" (1980) y "La terza madre" (2007). Su argumento está basado en el ensayo "Suspiria de Profundis", escrito en 1845 por Thomas de Quincey. Fue protagonizada por un reparto multiestelar y multinacional conformado por las actrices estadounidenses Jessica Harper y Joan Bennett, la italiana Alida Valli y el español Miguel Bosé. El argumento de la cinta es el siguiente:




Jessica Harper ("Suzy").

Suzy (Harper), una estudiante de ballet estadounidense, es aceptada para estudiar en la prestigiada Academia Tanz, una institución muy prestigiada ubicada en la ciudad de Friburgo, Alemania. La noche en que Suzy llega a la ciudad, hace una parada nocturna por la academia en medio de una tormenta. Nadie sale a recibirla, pero puede ver a una misteriosa joven que sale huyendo de la academia completamente horrorizada. Se trata de Pat, una alumna recientemente expulsada de la academia. Esa misma noche, Pat es brutalmente asesinada mientras buscaba ayuda. A la mañana siguiente, Suzy llega a la academia. Su llegada coincide con las investigaciones de la policía sobre el brutal asesinato de Pat. Suzy es recibida por Madame Blanc (Bennett), la directora de la academia y por la Srita. Tanner (Valli), la prefecta del lugar. Suzy siente una vibra muy extraña en el viejo edificio de la academia, además de tener encuentros con algunos de los extraños habitantes del lugar (un pianista ciego, el mayordomo de rostro desfigurado, el misterioso sobrino autista de Madame Blanc y las empleadas de servicio de apariencia y modos toscos). Conforme pasan los días, Suzy comienza a percatarse de que cosas muy extrañas suceden en la academia. Suzy despierta el interés de Mark (Bosé), uno de sus compañeros de clase. Pero sus sospechas quedaran confirmadas por Sara (Stefania Casini), otra de sus compañeras de clase. Y es que la inocente academia, es en realidad un aquelarre de brujas dirigido por la siniestra Helena Markos, la Reina Negra, la dueña del lugar, que en realidad es una poderosa bruja griega. Suzy se ha convertido en el objetivo de Markos y su aquelarre...




Miguel Bosé ("Mark")

Según palabras de Dario Argento, la idea de la película se le ocurrió con base al citado ensayo de Thomas de Quincey, al que se le sumó un misterioso sueño que tuvo Daria Nicolodi, la guionista de la película. Además, también cuenta con influencia de cuentos de hadas típicos como "Pinocho" y "Blanca Nieves". La película se filmó en los estudios De Paoli, en Roma. El elenco multinacional tuvo ciertas dificultades por la cuestión de los idiomas. De hecho, los actores estadounidenses fueron doblados por actores italianos para la edición final. Jessica Harper, la protagonista, rechazó un rol en "Annie Hall" de Woody Allen para trabajar con Argento. También aparece Alida Valli, legendaria diva del cine italiano y Joan Bennett, una de las divas del Hollywood de los años 1930s en su último papel en una película. Destaca también la presencia del cantante y actor español Miguel Bosé, todavía muy joven, antes de brincar a la fama como cantante y cuando todavía era un consumado bailarín clásico.


Alida Valli ("Srita. Tanner" & Joan Bennett ("Madame Blanc").

Otro aspecto a destacar es que la película fue rodada con uno de los últimos aparatos de Technicolor que quedaban en Italia. De allí la exaltación de los colores primarios como dominantes en toda la cinta. Los alaridos y lamentos que se escuchan de fondo en la película, fueron realizados con base a grabaciones del sonar de una ballena.








"Suspiria" (2018).

Tilda Swinton en dos de sus tres caracterizaciones (2018).

En el año 2018, este clásico del cine fue objeto de un remake. Se trató de una coproducción italo-estadonidense dirigida por Luca Guadagnino. Fue protagonizada por Dakota Johnson y Tilda Swinton (en un papel triple como la directora de la academia, la bruja mayor y un psicoterapeuta varón), con una actuación especial de la misma Jessica Harper. El mismo Dario Argento elogio la calidad de producción de la película. Sin embargo, la cinta no causó el impacto mediático que tuvo la primera versión. Una clara muestra de que hay clásicos que no deben de tocarse. ¿Por que no en vez de hacer un remake, relanzan la versión original?



Si tiene la oportunidad, no dejen de ver la versión original de "Suspiria". Independientemente si se es o no fan del cine de terror, es una propuesta original y diferente que vale la pena admirar al menos una vez en la vida.







115 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo