Silvia Pinal: Ayer, ahora y siempre

Actualizado: 10 nov 2021

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


En septiembre de 2021, Silvia Pinal cumplió 90 años. Y de esas nueve décadas de vida, más de siete han estado consagradas al mundo del espectáculo. Muchos se refieren a ella como una de las últimas divas del espectáculo que aún existen en México y el mundo. Sin embargo, si analizamos detenidamente la carrera de Silvia Pinal, la palabra “Diva” le queda corta. Las siete décadas ininterrumpidas de carrera de Silvia abarcan cine, teatro, televisión; ha cantado, bailado, actuado lo mismo en dramas que en comedias, musicales, unitarios, radio y ha fungido como productora, lo mismo en el teatro que en la televisión. Esto sin olvidarse de su faceta como política y líder sindical. Ni María Félix ni Dolores del Río (que tienen su lugar muy especial desde luego), abarcaron tantos géneros ni tantos medios como Silvia Pinal. No fueron tan completas. Además, ¿Quién no conoce a Silvia Pinal? A modo de homenaje a su vida y trayectoria, este espacio de #MujeresQueInspiran y #TributoALosGrandes, va dedicado a ella.




Silvia Pinal Hidalgo nació el 12 de septiembre de 1931 en Guaymas, Sonora, México. Fue hija única de María Luisa Hidalgo y de Moisés Pasquel. Por parte de padre tuvo tres hermanos más. Silvia no fue criada por su padre biológico (a quién vio pocas veces durante su infancia y adolescencia), sino por Luis G. Pinal, militar, político y periodista, que se casó eventualmente con su madre, y quién le dio su apellido. Debido al trabajo de su padre adoptivo, la familia vivió en varias ciudades de México. Silvia afirma haber sentido su vocación artística desde una temprana infancia. Su primera opción fue la música. Con 14 años de edad, comenzó a estudiar música en el Instituto Nacional de Bellas Artes de la capital mexicana. Con poca suerte en este arte, Silvia emigró entonces a la actuación. De forma paralela a su formación como actriz, Silvia trabajó como secretaria en diversas empresas.



El destino la lleva a trabajar en la estación radiofónica XEQ, a través de la cual comenzó a relacionarse con el mundo del teatro. Fue cuando conoció al actor y director Rafael Banquells. Además de convertirse en su primer marido, Banquells se convierte en su maestro y la lleva a triunfar en el mundo del teatro. De allí brincó al cine, debutando en 1949 en la película Bamba. El cine mexicano estaba en su gloriosa Época de Oro, y Silvia encaja perfectamente dentro de ese Star System que florecía en la cinematografía mexicana. Poco a poco y gracias a su belleza, carisma e indudable talento artístico, Silvia se convierte en una superestrella. Comenzó realizando pequeñas partes en diversas películas, hasta que, en 1952, obtiene su primer Premio Ariel como Co-actuación femenina por la cinta Un rincón cerca del cielo, estelarizada por el ídolo del cine mexicano Pedro Infante. Sin embargo, se considera que fue la cinta Un extraño en la escalera (Tulio Demicheli, 1954), la que consagra a Silvia como una de las máximas estrellas del cine de Habla Hispana.




A pesar de su deslumbrante estrellato cinematográfico, Silvia no abandona nunca el teatro. En 1957 estelariza la primera obra musical, estilo Broadway realizada en México: ¡Ring! ¡Ring!, llama el amor. Paralelamente incursiona también en un nuevo medio: la televisión. Su carrera cinematográfica se consolida cada vez más. Es ganadora del Premio Ariel como Mejor actriz en 1956 y 1957 por las cintas Locura pasional y La dulce enemiga, respectivamente.

Poco a poco, Silvia da pasos firmes hacia la internacionalización. En 1959 trabaja en España e Italia (en este último país trabaja incluso con el mítico Vittorio de Sica). Su consagración definitiva ocurre gracias a la cinta Viridiana (1961), el inicio de una mítica asociación fílmica de Silvia con el también mítico cineasta español Luis Buñuel. Este feliz encuentro ocurre en gran medida gracias a la ayuda del productor y empresario Gustavo Alatriste, segundo marido de Silvia, y que da como fruto la prestigiada Palma de Oro del Festival de Cannes. Viridiana es, hasta ahora, la única cinta de Habla Hispana en ganar este galardón. Conseguirlo fue el resultado de una odisea donde Pinal, Alatriste y Buñuel burlaron la censura de la España franquista y de El Vaticano. El trinomio Pinal-Buñuel-Alatriste, creó dos proyectos fílmicos más: El ángel exterminador (1962) y Simón del desierto (1965).






Ya consagrada como estrella de prestigio internacional, Silvia continúa trabajando en cine en México, España, Brasil y hasta Hollywood (donde filmó una película con Burt Reynolds en 1966). Su faceta como estrella de teatro prosigue, pero es la televisión el nuevo medio donde Silvia obtiene sus mayores satisfacciones. En 1967, formó mancuerna con el cantante Enrique Guzmán (su tercer marido), en la realización del show televisivo Silvia y Enrique. En la década de los 1970s, Silvia continúa produciendo contenido para la televisión y saborea su mayor éxito teatral con el musical Mame. En 1977 impacta a público y crítica al realizar un desnudo integral en la polémica cinta Divinas palabras. Incluso, estelarizó su propio show de cabaret como vedette titulado ¡Felicidades Silvia!



En la década de los 1980s, Silvia intensifica su faceta como productora de televisión. De aquí se desprenden proyectos como la telenovela Mañana es primavera (1982) y el unitario Mujer, Casos de la vida real, el primer programa de ayuda social realizado en México y que se mantuvo al aire durante 23 años (1985-2008). Además, Silvia también se convierte en dueña de su propio espacio teatral. El primer Teatro Silvia Pinal fue inaugurado en 1988. Y por su fuera poco, Silvia incursiona en la política. Fue Primera Dama de Tlaxcala entre 1981 y 1987 gracias a su matrimonio con el político Tulio Hernández. En los años 1990s fue senadora y miembro de la Asamblea de Representantes del Distrito Federal. También inició su faceta como líder sindical (estuvo a la cabeza de los sindicatos de actores mexicanos ANDI (1988-1995) y ANDA (2010-2014) e incursionó en labores altruistas a través de la Asociación Rafael Banquells.



Y Silvia no para. En años recientes la hemos visto en telenovelas como Soy tu dueña (2010) o Mi marido tiene familia (2017), obras teatrales como Amor, dolor y lo que traía puesto (2012) y películas como Tercera llamada (2013). De hecho, Silvia siempre parece estar con un proyecto en puerta. En 2019, la cadena Televisa, emitió el serial Silvia Pinal frente a ti, basado en la vida de la actriz y producido por Carla Estrada.


El legado de Silvia ha sido honrado en vida en numerosas ocasiones. En 2008 obtuvo el Ariel de Oro de la Academia Mexicana de Cine gracias a su enorme trayectoria. La AMPA'S de Hollywood también la considera dentro de sus filas desde el año 2015. En 2006, fue galardonada por el gobierno español dentro de la Orden de Isabel La Católica. Y hasta una estatura tiene en el Parque de los Venados de la Ciudad de México.


El legado de Silvia también es tangible a través de su familia. Sus hijas, Sylvia Pasquel y Viridiana Alatriste, siguieron sus pasos como actriz; su hija menor, Alejandra Guzmán, es una exitosa cantante; sus nietas Stephanie Salas y Frida Sofía son cantantes y actrices; sus bisnietas Michelle Salas y Camila Valero son modelo / influencer y actriz, respectivamente.


Y este artículo en homenaje a Silvia Pinal se queda corto en abarcar su enorme trayectoria. Y es que Silvia siempre está vigente. Silvia Pinal es estrella de ayer, de ahora y de siempre.



LECTURA SUGERIDA:


*Emilio García Riera: El cine de Silvia Pinal, Universidad de Guadalajara, 1998.

*Silvia Pinal: Esta soy yo (autobiografía), Ed. Porrúa, 2015.



369 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo