top of page

Samantha Flores: Vida y Obra de una luchadora incansable por el colectivo LGBT+

Actualizado: 30 ago 2021

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: luismiguelr03


Existen figuras a las que el colectivo LGBT+ mexicano le deben mucho. Y no necesariamente necesitan ser figuras mediáticas del espectáculo y del entretenimiento. Hay figuras que han estado en las trincheras, en otros espacios, y que deben de ser acreedoras de todos los reconocimientos y respeto por tratar de hacer mejor la vida de los miembros de la comunidad. Una de estas figuras, es la carismática Samantha Flores.


Samantha nació en Orizaba, Veracruz en 1932. Fue criada por sus padres junto a tres hermanos. Samantha afirma haber tenido una infancia absolutamente plena y feliz. Desde su infancia, tuvo definida su identidad femenina. Obviamente en su adolescencia se percató que su condición sexual era algo complicada en una sociedad conservadora como la de su ciudad natal. Emigró a la Ciudad de México en 1951 para cursar sus estudios de preparatoria. Fue en la capital mexicana cuando inició su camino hacia la transexualidad. Es cuando Samantha hace su aparición. Hablar de transexualidad en la década de los 1950’s, era algo impensable en la sociedad mexicana. Si ahora la discriminación sigue aflorando, ¡imagínense hace 60 años! Todo era sutil, disimulado, escondido. La policía arremetía contra todos los “afeminados” y “mujercitos”. Las condiciones laborales también eran delicadas. Por desgracia, hasta el día de hoy, todavía no existe una apertura generalizada para que la comunidad transgénero o transexual pueda gozar de condiciones laborales equitativas.



Samantha trabajó por algún tiempo en el ramo de la hotelería. Eventualmente comenzó a trabajar en un bar del barrio de San Ángel de la capital mexicana. Esto le abrió las puertas de la vida nocturna. Durante años, fungió como publirrelacionista de diversos espacios y se relacionó con gente del mundo del espectáculo.


Los años pasaron, y Samantha ha sido testigo de excepción de la historia y evolución de la diversidad sexual en México. Pero fue la epidemia del VIH / SIDA, la que marcó el camino de Samantha y la acercó al mundo del activismo. Samantha ha ayudado en causas filantrópicas en favor de las personas con VIH / SIDA, las mujeres asesinadas de Ciudad Juárez, los niños, etc. Fue entonces cuando Samantha volteó la mirada para uno de los sectores más ignorados dentro del mismo colectivo LGBT+: los adultos mayores.