Ranma 1/2: La serie animada que expuso la diversidad sexual

Actualizado: 26 oct 2021

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


En la década de los 1990s, México vivió una especie de furor por los dibujos animados de origen japonés. Su nombre oficial es anime, y muchos están inspirados, a su vez, en historietas o comics denominados manga. Así, vimos una euforia entre los infantes mexicanos por series como Saint Seiya (Caballeros del Zodiaco en México), Captain Tsubasa (Los Supercampeones), Dragon Ball o Sailor Moon, entre muchas otras más. Y en medio de esta animemanía, en 1997 llega a México el anime Ranma ½, basado en el manga del mismo nombre. Dicho anime se transmitió originalmente de lunes a viernes a las 8:30 p.m. a través de la señal de Canal 5, de la cadena Televisa. Casi de forma inmediata, la serie se convirtió en un éxito, captando a miles de fanáticos mexicanos que se sumaron a las legiones de fans que la serie ya había captado en buena parte del mundo. Pero en medio de este éxito estalló la polémica: Un sector ultraconservador de la sociedad mexicana acusó al serial animado de inmoral, pecaminoso y de "incitar a la homosexualidad". ¿Por que de este escándalo? Aquí les contaré, la historia, pero antes, vale la pena indagar un poco acerca de la serie, sus orígenes y de "ese pequeño detalle" que la puso bajo el escrutinio de los ojos inquisidores.



Ranma ½ fue creado en 1987 por la escritora japonesa Rumiko Takahashi (también autora de InuYasha, otro clásico del manga-anime japonés). Se publicó originalmente en la revista Shukan Shonen Sunday entre 1987 y 1996, a lo largo de 38 volúmenes. La adaptación en serie animada (anime) fue producida por Kitty Films y transmitida a través de la cadena japonesa Fuji Television entre 1989 y 1992. O sea que cuando la disfrutamos en México, la caricatura ya tenía unos añitos de haberse emitido.



El personaje principal de la serie es Ranma Saotome, un joven artemarcialista de 16 años de edad que, por desgracia, sufre una maldición al caer accidentalmente durante un entrenamiento en una poza encantada (los pozos de Jusenkyo). En esa poza pereció ahogada unos años atrás una muchacha. La maldición consiste en que todo aquel que caiga en uno de esos pozos se transformará en la persona o animal que se haya ahogado en él al tocar el agua fría, y solo podrá volver a su forma original al ser rociado con agua caliente.



Así pues, Ranma pasa a tomar la forma de una hermosa y voluptuosa pelirroja apenas es rociado con agua fría. En medio de esta terrible situación, el joven es forzado por Genma, su padre, a cumplir con una promesa matrimonial con Akane Tendo, la hija de su mejor amigo. Ranma y su padre se instalan en casa de la familia Tendo, donde el joven ha de vivir una y mil aventuras, derivadas principalmente por las confusiones y malos entendidos que causa su transformación en la despampanante pelirroja. Aunque Ranma y Akane en realidad se enamoran, los dos se niegan a aceptarlo. Ambos son temperamentales y explosivos. Su choque de personalidades causa también divertidas situaciones. A la trama se suman curiosos personajes como Ryouga (que también tiene la maldición de un pozo y se transforma en un cerdito llamado P. Chan), el pervertido y anciano maestro de artes marciales Hapossai, el padre y las hermanas mayores de Akane, Genma, el padre de Ranma (que también posee la maldición y se transforma en un panda gigante), el despistado Dr. Tofu, la sabia abuela Cologne, el samurái Mousse y toda una galería de personajes que se suman a la trama por tener un interés amoroso hacia Ranma (chico o chica) o Akane (Tatewake Kuno y su hermana Kodachi o la seductora amazona china Xian-Po). El interés de Ranma y otros personajes por encontrar la cura a su maldición, es otro de los ejes principales de la trama.




"Ukyo" era una chica que se travestía.

Entre los personajes regulares de la serie, también había dos pertenecientes al colectivo LGBT+ (además del propio Ranma). Ellos eran Ukyo, otra de las admiradoras de Ranma, misma que se travestía y se hacía pasar por un hombre al inicio de la serie, y el otro era Tsubasa, rival de Ranma y enamorado de Ukyo y que, para adaptarse al travestismo de ella, tomaba una identidad femenina. Es decir, era una mujer transgénero. En uno de los capítulos más polémicos de la serie, Ranma es besado por un chico confundido en su forma femenina. Cabe aclarar que Ranma siempre se presentó como heterosexual, aún en su sexy forma femenina.


"Tsubasa", una chica transgénero.

La serie fue creada en un tono bastante pícaro y algo subido de tono. Es decir, no era una serie dirigida a un público infantil. Contenía algunas escenas de desnudos parciales, principalmente de Ranma en su forma femenina. Además, la ambigüedad sexual del personaje y la confusión que generaba en su entorno, se prestaba también para ciertos gags que hacían alusión a la homosexualidad y al lesbianismo. Sin embargo, esto no se tocaba con morbo. Eran situaciones circunstanciales que se generaban en la trama y se tomaban a la ligera, con humor.




Pero lo curioso es que en México, la serie no fue objeto de censura por sus escenas de desnudos. Lo que escandalizó a los grupos "defensores de la moral y las buenas costumbres", era la condición hermafrodita del personaje. Según la estrechez de criterio de esta gente, la serie fomentaba la homosexualidad y la transexualidad en los jóvenes espectadores. He aquí cuando sale a florecer la doble moral de la sociedad: no importaba que los pechos o traseros desnudos que de repente aparecían en la serie, sobre-estimularan a los niños. Les valía más que no les fueran a "contagiar" un "desviación sexual". ¿Así o más absurdo?


El polémico beso a "Ranma".

Pero con todo y la polémica y los intentos de prohibición que hubo en México, por fortuna las autoridades no cedieron y pudimos disfrutar del serial animado íntegramente hasta por allí del 2000. Eventualmente se ha retransmitido en toda América Latina otras dos o tres ocasiones.


Cabe aclarar que la serie no estaba enfocada al colectivo LGBT+ aunque, como ya se mencionó previamente, contenía algunos temas que bien podían, hacerle un nicho entre las colecciones de anime y manga dirigidos a la diversidad sexual. Pero, como ya se mencionó también, estos temas solo eran circunstanciales en la serie y se abordaban en ella sin mayor profundidad. Lo cierto es que, al menos en México, fue la primera vez que ciertos temas de la diversidad sexual, se mostraron tal cual, en televisión abierta y para un público mayoritariamente infantil o, al menos adolescente. Hizo historia sin pretenderlo.



Hoy en día, Ranma ½ está considerado uno de los diez mejores mangas y animes de la historia. Incluso, desde hace algún tiempo circula en la red una petición masiva (en forma de firmas virtuales) a su autora, Rumiko Takahashi, para que la serie continúe.


Para concluir, es importante destacar que la serie pudo emitirse con libertad, y ahora forma parte de tantos seriales animados clásicos que acompañaron las infancias y/o juventudes de muchos (aunque también había fans adultos). Sin importar el tema que haya tocado, con intención o sin ella, la única marca que dejó entre sus espectadores fue la de la diversión y un grato recuerdo. Nada de absurdas "perversiones", como decían sus detractores. Y yo me pregunto ¿Hoy en día se emitiría con la misma libertad? ¿O también ofendería y sería políticamente incorrecta en esta era de las cancelaciones? Júzguelo usted.





574 visualizaciones1 comentario