top of page

"Paca La Piraña": La nueva sensación del espectáculo en España

Actualizado: 25 ago 2021

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Sin lugar a dudas, una de las personalidades que se están robando la cámara y una de las grandes revelaciones del momento en el espectáculo, es la singular y carismática "Paca La Piraña". Conozcamos un poco más de esta nueva estrella que promete llegar para quedarse en el mundo del entretenimiento.

Su nombre real es Francisca Aracil Cáceres. Nació en Almería, Andalucía, España, el 1 de junio de 1962. Nació y creció en el seno de una familia conformada por siete hijos. Paca jugaba cuando niña con la ropa de su madre. Si identidad femenina y su vocación por el espectáculo, parecían vislumbrarse ya dentro de ella. Paca vivió en Alemania con su familia cuando era una niña.


Fue en la década de los 1980s, cuando Paca, ya definida plenamente como una mujer, comienza a actuar en centros nocturnos y espectáculos de transformismo. De esa época data su singular mote de "La Piraña". El responsable de darle tan singular sobrenombre fue un amigo gitano que decía que Paca tenía muchos dientes ("¡Como todo el mundo!", dice Paca con humor cuando recuerda esta anécdota).

Eventualmente, Paca comienza a trabajar en Málaga, específicamente en centros nocturnos de Torremolinos. Allí realizaba imitaciones de varias artistas de la época. Rocío Jurado e Isabel Pantoja son sus favoritas. Fue allí donde conoce a Cristina Ortiz, la mítica "Veneno". Paca la conoció antes de su transición y forjaron una sólida amistad. Esta amistad prosiguió en Madrid. Al igual que Cristina, Paca llegó a la capital española y ejerció la prostitución en el Parque del Oeste. Paca fue la responsable de bautizar a Cristina con su singular mote. Resulta que un día Cristina se enfadó con un novio que la engañaba con otra y lo atacó lanzándole un sueco a la cabeza. Paca respondió: "¡Es que esta niña es más mala que un Veneno!". Ambas mujeres compartieron muchísimas aventuras y un sin número de anécdotas que abarcarían cientos de artículos.