top of page

"Ma Vie in Rose": Un clásico del cine con un mensaje universal

Actualizado: 12 sept 2021

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Hay películas que simplemente no pueden definirse en un solo género. La magia que tiene el cine es su capacidad de mover las fibras más sensibles del espectador. Y aunque el cine fue concebido para entretener a la gente, también se convirtió, sin pretenderlo, en un vehículo maravilloso para transmitir mensajes a la sociedad. En este espacio hablaremos de una película que tiene un mensaje universal, mismo que envía amor, comprensión y aceptación para el gran público, más allá de las barreras de la identidad sexual. En este homenaje a la #MemoriaTrans, ahora hablaremos de la película Ma Vie in Rose (Mi vida en rosa, en español).



La película es dirigida por el cineasta belga Alain Berliner y es una coproducción entre Francia, Bélgica y el Reino Unido. Fue estrenada el 28 de mayo de 1997. La historia de la película es la siguiente:


Ludovic Fabre, es un niño que nació con un sexo biológico masculino, pero con una identidad sexual femenina. Es el miembro más pequeño de su familia. Su familia ha tratado de lidiar con la personalidad de Ludovic afirmando que “ya se le pasará”, creyendo que es un problema de identidad relacionado con la edad.

El drama inicia cuando la familia se muda a un nuevo vecindario. Ludovic asiste como invitado a la fiesta de Jerome, su vecino, quien es además el hijo del jefe de su padre. Ludovic no solo afirma que quiere casarse con Jerome cuando sean grandes, sino que tiene la ocurrencia infantil de ponerse el vestido de la fallecida hermana de Jerome. Esto provoca un escándalo, un chisme que rápidamente se esparce por el vecindario.

La situación se pone más tensa cuando Ludovic asiste a un festival escolar disfrazado de Blancanieves. El vecindario completo, inquisidor e ignorante, se pone en contra de la familia Fabre, quienes viven un montón de situaciones incómodas que los llevan al límite. Ludovic tiene que cargar con todas esas culpas, llegando incluso a un intento de suicidio. Hanna, su madre, es quién se muestra más agobiada por la situación de su hijo. En su intento por alejarlo de un camino que ella considera incorrecto, le corta el cabello y le incita a comportarse como el resto de los chicos. Ludovic termina mudándose con su abuela.