top of page

México ante la sombra de la censura

Actualizado: 27 oct 2021

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: luismiguelr03


La crítica política y social surgió desde tiempos muy remotos en la comedia mexicana. Ya desde los años 1920s y 1930’s, en pleno furor de las carpas, los comediantes criticaban al gobierno, utilizando su ingenio y verborrea para tratar de hacer conciencia entre el público. Uno de los más célebres y recordados fue Jesús Martínez “Palillo” (1913-1994). “Palillo” criticó duramente al gobierno, siendo objeto de numerosos ataques, amenazas, arrestos y hasta golpizas.


Jesús Martínez "Palillo" (1913-1994)

Se dice que llegó a trabajar con un amparo legal escondido en los bolsillos de sus sacos, en caso de que fuera arrestado por la policía en medio de sus acalorados monólogos y sketches. Su más acérrimo enemigo fue Ernesto P. Uruchurtu, quién fuera regente de la Ciudad de México, funcionario famoso por censurar cualquier expresión que él consideraba que atentaba contra sus conceptos de “moral” y “buenas costumbres”. Durante toda su carrera, “Palilllo” se mantuvo fiel a su línea, por ello su presencia en televisión fue muy limitada. El monstruo de la censura lo relegó al teatro. Sin embargo, a él no le hizo falta aparecer en medios electrónicos para que su discurso sonara fuerte entre la audiencia.


“Palillo” fue el más mordaz, pero no fue el único. El mismo Mario Moreno “Cantinflas” (1911-1993), llegó a hacer crítica social, primero en teatro y luego en sus películas. Claro que, en ese caso, la crítica iba muy bien disfrazada para no alborotar al monstruo de la censura. Todo quedaba sugerido, pero nunca era obvio.


En la década de los 1970s, la comedia sufrió otro revés por la censura. En esta ocasión, el comediante Manuel “El Loco” Valdés, fue despedido de su show televisivo y vetado de su televisora por hacer una serie de chistes donde involucraba a personajes históricos de México. Y es que, las décadas de los 1960s y 1970s en particular, fueron particularmente célebres por el control que los censores tenían en las figuras del espectáculo y medios de comunicación.

Fue hasta la década de los 1980s, que la comedia de crítica y sátira política tomó nuevos bríos. El comediante Héctor Suárez (1938-2020), fue el nuevo vocero de los descontentos y desacuerdos del pueblo mexicano ante su gobierno, al mismo tiempo que remarcaba con ingenio los vicios y desperfectos de la sociedad del país. Su show televisivo ¿Qué nos pasa?, producido por Televisa, fue un parteaguas en cuanto a la libertad de expresión. Suárez ya venía haciendo crítica social desde su paso por el cine. Recordemos filmes muy polémicos como México, México, ra-ra-rá (1975) y El mil usos (1983). Aun así, la censura también le persiguió. A fines de los 1980s,