top of page

Los orígenes del cine para adultos ¿Cómo comenzó todo?

Actualizado: 30 mar 2022

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


A pesar de las criticas y de los detractores, nadie puede negar una realidad: el cine para adultos (porno, en términos más convencionales), existe y, además, es toda industria poderosísima que genera millones de dólares y que resulta una fuente de trabajo para mucha gente. Como toda industria, por supuesto que también tiene una parte negativa. Historias espantosas de crueldad, misoginia, racismo y trata de personas, también han empañado la historia de este peculiar mundo. La mayoría de las personas consume porno, sobre todo ahora que gracias al internet y el mundo virtual todo se encuentra, nunca mejor dicho, al alcance de nuestras manos. Pero ¿Cómo comenzó todo? ¿Quién tuvo la brillante idea de crear este negocio tan redituable?



Porno en una pintura rupestre prehistórica.

Ya desde tiempos prehistóricos, las representaciones eróticas se plasmaban a través del arte. El hombre primitivo dejó testimonio de ello a través de muchas pinturas rupestres y esculturas que representaban el coito humano (heterosexual y homosexual). Lo mismo sucedió con las grandes civilizaciones antiguas. Indios, chinos, egipcios, griegos, romanos, mayas, incas mexicas, todos por igual dejaron un legado de arte erótico. Fueron las religiones abrahámicas (judaísmo, cristianismo e islamismo), las que comenzaron a censurar el erotismo humano bajo el concepto del pecado.