top of page

Laurel Hubbard: La primera atleta trans de los Juegos Olímpicos

Actualizado: 21 ago 2021

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Los Juegos Olímpicos de Tokyo 2020 (celebrados en 2021 por al pandemia del COVID-19), sacaron a la luz un tema que ha estado abordándose en el mundo del deporte desde hace varios años: la presencia de atletas trans en las competencias. La opinión pública está dividida. En el caso específico de las mujeres trans, hay detractores que resaltan la diferencia entre fuerza y resistencia de las deportistas trans, con franca ventaja sobre las mujeres cisgénero; por otra parte, hay quiénes se muestran a favor de esta inclusión alegando que, los procesos que vive una persona trans, en cuestión de tratamientos endocrinológicos, aminora esta supuesta ventaja. Lo cierto es que ninguno de los dos bandos ha logrado convencer al Comité Olímpico Internacional para resolver este dilema (aunque desde 2004 no existe una negativa formal para evitar que los atletas trans participen en el evento). Pero independientemente de las posturas sobre el tema, esta edición de los Juegos Olímpicos hizo historia y marcó una pauta: apareció la primera mujer trans en escena. Se trata de la halterófila Laurel Hubbard y esta es su historia:



Laurel Hubbard nació el 9 de febrero de 1978 en Auckland, en la isla sur de Nueva Zelanda. Es hija de Dick Hubbard, quién fuera alcalde de Auckland y fundador de la compañía de cereales Hubbard Foods. Desde antes de declarase públicamente como una mujer trans, Hubbard ya competía en campeonatos de halterofilia en su país natal. Ella ha revelado que incursionó en esta disciplina con la intención de volverse más masculina, pues no aceptaba su identidad femenina interior. En 1998 estableció un récord en su país al levantar 300 kg. En 2001 Hubbard abandonó el levantamiento de pesas y comenzó su transición. Por lo tanto, es errónea la afirmación de que ella tenía entrenamiento de ventaja antes de su transición. Fue en 2012 cuando concluyó su transición, y volvió a competir en halterofilia hasta 2017.