Las Mujeres Trans y su injusta representación en medios (Segunda Parte)

Actualizado: hace 4 días

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Es verdad que la diversidad sexual cada vez tiene más presencia en los medios masivos de comunicación en México. Es admirable que hoy en día, veamos en programas de televisión abierta nacional, series streaming y plataformas virtuales, a personalidades trans, gay, dragas, lesbianas o no binaries. Ese es un gran avance, nadie lo duda. La pregunta aquí sería: ¿la imagen que se está dando es la correcta? La respuesta deja mucho que desear.



En 2022, la edición del reality show “MasterChef”, en su versión “celebrity”, presentó por primera vez, de manera totalmente abierta, a dos personalidades del colectivo LGBT+: Ricardo Peralta “Pepe” (del famoso dúo de influencers “Pepe y Teo”), y la actriz trans española Karla Sofía Gascón. Cabe puntualizar que estamos hablando de un show televisivo familiar, y en el prime time del canal 1 de la cadena Televisión Azteca, en la televisión abierta mexicana. En el caso de Ricardo, se trata de una personalidad gay con un comportamiento que algunos denominarían incorrectamente como “demasiado gay”. Nunca antes la televisión mexicana se había atrevido a algo tan arriesgado. ¿Qué se gana con ello? Muchísimo. Toda visibilidad que se dé en temas de diversidad sexual en los medios masivos, ayuda a sensibilizar al grueso del público. La comunidad LGBT+, deja de ser percibida y estigmatizada por muchos como un tabú, o algo ajeno, “raro” o desconocido.



Karla Sofía Gascón

La parte negativa de este caso, es la publicidad incorrecta que se ha dado sobre ambas celebridades. La producción del programa, ha expuesto a ambas personalidades de manera que se percibe una cierta tensión, rivalidad o disputa entre ambos. Obviamente, esta situación ha hecho eco en las redes sociales. Se han formado una especie de “bandos” que parecen gozar de enfrentarse en las redes sociales; unos aplauden a uno, otros a la otra. A esto se suma que la producción ha dejado entrever a Karla Sofía con uno de los roles antagónicos dentro del reality show. Esto debería de ser irrelevante. En cualquier sector de la sociedad hay gente más carismática o antipática que otras. Pero el hecho de que Karla Sofía sea trans, y que se le muestre de esa manera, puede resultar contraproducente, pues tiende a perpetuar una creencia errónea e infundada de que las mujeres trans son agresivas, hostiles e inestables. La misma actriz ha sufrido en carne propia ataques y señalamientos hacia su persona en las redes sociales.

¿Recuerdan cuando la desaparecida vedette Francis era enfrentada en dimes y diretes con la actriz trans Libertad Palomo? Esa fórmula mediática de exponer al colectivo trans de forma limitada y llena de clichés, creíamos que estaba extinta, pero hoy, décadas después, parece estar más vigente que nunca.



Himmel Reyes Lara

De manera similar sucede en las plataformas audiovisuales. En septiembre de 2022, la connotada periodista Mara Patricia Castañeda, entrevistó en su espacio virtual titulado “En casa de Mara”, a la actriz, modelo y vedette trans Himmel Reyes Lara. Gran parte de la entrevista se enfocó en hablar sobre la faceta de la actriz como trabajadora sexual y de las aventuras y romances que sostuvo con figuras del ambiente del espectáculo y político. Al hablar de Himmel, hablamos con una mujer con más de treinta años de trayectoria profesional, en el transcurso de la cual, ha incursionado en programas televisivos, videoclips de destacados artistas, ha ganado certámenes de belleza, participado en obras teatrales y documentales y posee un espacio en la plataforma YouTube desde hace varios años llamado “Himmel: Vida y Estilo”. Nunca se mencionaron estos méritos profesionales a lo largo de la entrevista. Esto, de nuevo, perpetúa otros conceptos erróneos sobre la mujer trans hipersexualizada y limitada al concepto de objeto de morbo y escrutinio. Ojo: evidentemente ni Mara Patricia Castañeda, ni mucho menos Himmel, son responsables de ello. Finalmente los contenidos web tienen una línea y una producción que, obviamente, tiene como principal objetivo el generar morbo entre el espectador y acumular millones de reproducciones, likes y suscripciones.



Ciertos medios “se dan vuelo” al exponer a mujeres trans revelando sus “amoríos prohibidos” con “figuras secretas” con el afán de vender. Consecuencia de ello: mujeres trans agredidas o hasta asesinadas y una comunidad trans llorando y exigiendo justicia (muchas veces inútilmente), por una de las suyas. La misma Himmel lo dijo en la entrevista previamente mencionada al serle cuestionado una de sus “aventuras secretas”: “No me vaya a pasar lo de “La Veneno”. Tiene toda la razón de sentir temor. Los crímenes contra el colectivo trans en México y en el mundo han alcanzado niveles alarmantes. La seguridad del colectivo no es un juego. Es un asunto que debe de abordarse con toda seriedad y respeto.



Esto nos remonta a una época (ya expuesta previamente en este espacio) donde la mujer trans era expuesta como “curiosidad” o rareza (cuando no como un “fenómeno”) en shows televisivos como “Íntimamente Shanik”, “El show de Cristina”, “¿Usted que opina?” u “Otro rollo” . ¿Recuerdan cuando en este último programa hicieron un concurso titulado “Buscando a Memo”? ¡Hoy en día se cancelaría de inmediato por ser políticamente incorrecto!. Peor aún. La situación también nos remonta a esa terrible época donde figuras como Cristina Ortiz “La Veneno” o Alejandra Bogue, eran expuestas a cuadro a ofensas y vejaciones por que, según las producciones, al público le era gracioso verlas encolerizadas. Eso demerita el trabajo benéfico que sí hicieron propuestas televisivas como “Desde gayola”, “Que show con Alejandra Bogue” o incluso unitarios de denuncia social como “Mujer, casos de la vida real” que, en su momento, si buscaron dar espacio, inclusión y representación respetuosa al colectivo trans.




Mucho ojo: el hecho de que hoy veamos a mujeres trans por todos lados en los medios, no significa que la representación es la adecuada. La comunidad trans debe de poner énfasis especial en analizar qué imagen se está mostrando al público televisivo o virtual sobre ellas. El activismo sobre este tema, debería de voltear los ojos hacia la televisión o plataformas digitales y exigir también que cese la violencia audiovisual de género contra el colectivo.

Es un asunto de respeto y dignidad del que la comunidad trans en particular, y la comunidad LGBT+ en general, debe poner muchísima atención.


136 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo