Las mujeres trans les atraen a los hombres hetero. Rompamos prejuicios e ideas erróneas

Actualizado: 17 abr

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Así, tan determinante como lo dice el encabezado del artículo. En torno a la sexualidad humana aún hay muchos mitos que deben de derrumbarse. La ignorancia sobre ciertos temas es la causa principal para que surjan muchas mentiras alrededor. En el caso de la sexualidad humana, y específicamente hablando de la transexualidad, hay muchas ideas absurdas que han sido mal infundadas. Una de ellas es justamente hacia que "bando" deben de "inclinarse" en el amplio espectro de la sexualidad humana. Desmitifiquemos el tema.



Las personas trans tienen un sexo definido. Independientemente de que hayan nacido en un sexo físico que no corresponde con su sexo mental, su identidad de género está definida. En el caso de las mujeres trans, ellas son mujeres, aunque físicamente hayan nacido en un cuerpo masculino. Lo mismo ocurre con los hombres trans. Muchos detractores insisten en "respaldarse" con la genética y hablar de ADN y de muchos términos "científicos" más para denostar a la transexualidad. Sin embargo, hay un punto que es incuestionable: la mente rige sobre todo el cuerpo. Lo que el cerebro envía al resto del cuerpo es más determinante que cualquier célula u hormona. Un punto muy importante que hay que resaltar: en ningún momento las personas trans insisten en vivir ciertos aspectos que corresponden a las personas cisgénero. Es decir, una mujer trans en ningún momento experimentará una menstruación. Por ello se definen como mujeres trans. Pero 100% mujeres. Piensan, viven, actúan y sienten como tales. ¿Qué importa no tener haber nacido con vagina?



Retomando el punto que le da título a este artículo, hablemos ahora sobre la atracción sexual. Dejemos de lado la identidad de género para centrarnos en la orientación, lo que a cada quién le gusta y le atrae. Rompamos el mito: a las mujeres trans no les atraen los hombres gay, y a los hombres gay no les atraen las trans. Los hombres que buscan relacionarse sexual o afectivamente con las mujeres trans no sienten atracción por su propio sexo. Aquí es importante abrir un paréntesis para romper con otro mito. Es falso que los hombres heterosexuales (cis o trans) busquen a las mujeres trans por que algunas tienen genitales masculinos y les guste "experimentar" con ellos en la intimidad. Esa es una idea falocéntrica e injusta, pues limita las mujeres trans a un simple fetiche sexual. No todos los hombres hetero están pensando en ser penetrados en la relación sexual. Obviamente hay algunos que les gusta esta práctica sexual, pero no se puede generalizar. ¿Por que les gustan entonces las mujeres trans? Por que son mujeres. Así de simple es la respuesta. Lucen como mujeres, viven como mujeres y son percibidas como tales.



Entonces, ¿Cuál es la razón por la que los hombres hetero evitan asumir su atracción por alguna mujer trans? La respuesta la sabemos todos. Es el estigma social. La sociedad aún no asimila el hecho de aceptar a las mujeres trans como mujeres más. Las respuestas inmediatas de algún familiar o un conocido ante un hombre que confiesa tener una relación con una mujer trans es : ¡Eres homosexual! ¡No pueden tener hijos! ¡Es una perversión! y miles de ideas absurdas más guiadas por completo por prejuicios sociales y temas de sexualidad que no tiene absolutamente nada que ver. La paternidad es un tema punto y aparte que no limita únicamente a las personas trans. Sabemos también que hombres y mujeres cisgénero enfrentan casos de infertilidad. De lo demás ni hablamos. ¡No te vuelves gay por que te guste una mujer trans! ¡Ellas no son hombres! ¡Tu masculinidad está a salvo!


La crítica familiar, social o laboral, es una carga constante para muchos hombres que han sentido atracción física, sexual o emocional por una mujer trans. ¿Cuántas historias de amor verdadero habrán quedado rotas por estos absurdos sentimientos de culpa o vergüenza?


Un detalle muy curioso a destacar y que viene corroborado por el testimonio de mujeres trans: Cuando una mujer trans aparece sola en un lugar de esparcimiento social como un bar, un antro o una cafetería, muchos hombres suelen revolotear como moscas en miel alrededor de ellas. Pero cuando vienen más de dos, la magia se rompe. Como si al venir en grupo se volvieran más "evidentes" y el sujeto atraído en cuestión, se sintiera más "exhibido".



El auge de las nuevas identidades de género que han engrosado el espectro de la diversidad sexual, por desgracia ha sido "mal entendido" por algunas personas. No todas las personas trans se definen como No-binarias. Hay muchas personas trans que se definen abiertamente como binarias: "Somos mujeres, vivimos como mujeres y nos gusta que nos hablen en femenino, no en pronombre neutro".


El auge mediático del arte drag queen de los últimos años también causa cierta confusión entre una sociedad en vías de aprendizaje. Las drag queen son, en su mayoría, actores del transformismo o travestis, como se les llama también. Las mujeres trans no tienen nada que ver con ellos. No podemos meterlos al mismo saco. Es verdad que ahora en el arte drag hay mujeres trans, hombres y mujeres cis pero hay que tenerlo muy claro. NO TODAS LAS DRAG QUEEN SON MUJERES TRANS Y LAS MUJERES TRANS NO SON DRAG QUEENS.


¿Cómo podemos aprender como sociedad sobre estos temas? Con la educación. De allí parte todo. La educación en casa es básica. Hay que romper mitos y enseñar a los pequeños e casa que la diversidad sexual existe y que no es mala ni buena, sino simplemente una manifestación más de la sexualidad humana. Las sociedades americanas aún estamos en pañales con respecto a la cultura europea. Aún hay mucho que aprender, visibilizar y sensibilizar. La lucha ha dado frutos. Ya hay muchas historias de éxito y la comunidad trans ha logrado mucho en términos de derechos y respeto, pero el camino aún es muy largo.



Y en cuanto a los hombres heterosexuales, no pierdan la oportunidad de vivir una experiencia de índole sentimental o sexual con una mujer trans por absurdos prejuicios sociales que al final no te dejan nada más que represión, amargura y frustración. Los casos se cuentan por miles.


En el tema de la transexualidad muchos dirían: "Es que la naturaleza a veces se equivoca". Esta afirmación es errónea. La naturaleza no se equivoca. Por el contrario, la naturaleza misma creó este abanico de diversidad sexual en el ser humano y en algunas especies animales. Nada es un error. Las personas trans no nacen en un cuerpo correcto. Nacen en el cuerpo correcto que la naturaleza les brindo como una forma de demostrar que lo que tu eres, lo llevas por dentro, la esencia es lo que vale y se tiene que enseñar y sensibilizar a los demás sobre ello. Y ya en términos más tajantes y menos diplomáticos: ¿Y a la gente que demonios le importa o le perjudica con quién te acuestes o lo que te gusta en la cama? ¿Cuándo vamos a respetar y dejar de meternos en la vida de los demás? Vive y deja vivir.





1116 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo