Las mujeres trans en el Cine Mexicano

Actualizado: 30 may

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Ya antes en este mismo espacio de #MemoriaTrans, hemos abordado la presencia del colectivo trans en medios masivos de comunicación como la televisión y el teatro. Pero, ¿Cómo ha sido la presencia y la representación de personas trans en el Cine Mexicano?



Durante muchos años, la presencia de una actriz o un actor trans en la cinematografía nacional era prácticamente nula. Durante la llamada "Época de Oro del Cine Mexicano", en los años 1940s y 1950s, en las películas se limitaron a presentar argumentos con situaciones que implicaban travestismo, masculino y femenino. Así, vimos actores como Joaquín Pardavé caracterizado como mujer en "Doña Mariquita de mi corazón" (Joaquín Pardavé, 1953) o a actrices como María Elena Marqués o Silvia Pinal haciendo cross-dressing en las cintas "Me ha gustado un hombre" (Fernando Soler, 1945) y "Yo soy muy macho" (José Díaz Morales, 1953), respectivamente.


Terry Holiday

Pero la primera irrupción de una mujer trans en la cinematografía nacional ocurre muchos años después, específicamente en la década de los 1970s. Fue el cineasta, dramaturgo, músico, poeta y loco Alejandro Jodorowsky quién presenta por primera vez en una cinta a mujeres trans. Ellas fueron la legendaria actriz, vedette y artista plástica Terry Holiday y la modelo, trabajadora sexual y actriz ocasional Gina D'Bico. Ambas aparecieron como extras en el mítico filme "La montaña sagrada", en 1972. Terry puede considerarse como la primera actriz trans en trabajar en el cine nacional. Ella también aparece en papeles secundarios en cintas como "Noches de cabaret" (Rafael Portillo, 1978), "La vida difícil de una mujer fácil" (José María Fernández Unsaín, 1979) ,"Cuando tejen las arañas" (Roberto Gavaldón, 1979) y más recientemente en "Acorazado" (Álvaro Curiel, 2010).






Francis

Y ya que se menciona la cinta "Noches de cabaret", cabe señalar que allí también aparece, entre el ensamble de vedettes, la mítica vedette Francis. Con Francis existe cierta confusión, pues por presiones de la televisión, ella siempre se presentó públicamente como un travesti. Lo cierto es que Francis era en realidad una mujer trans. Ella debutó en el cine en la mítica cinta "Bellas de noche" (Miguel M. Delgado, 1975), cinta que marcó el inicio de la saga del llamado Cine de ficheras. Luego de triunfar y volverse una celebridad mediática gracias a su faceta como vedette y su espectacular show de transformismo, Francis incursionó en algunas cintas cómicas mexicanas de los 1980s (en las llamadas Sexycomedias). Incluso protagonizó la película cómica "De super macho a super hembra" (Alfredo B. Crevenna, 1989). Lo malo de estas cintas, es que mostraban la transexualidad como cosa de broma y mofa.



Isela Vega en "Las apariencias engañan" (1981).

La primera vez que se aborda el tema de la transexualidad de manera seria en el cine mexicano ocurre en 1981, en la polémica cinta "Las apariencias engañan", cinta dirigida por el llamado "padre espiritual" del cine LGBT+ mexicano: Jaime Humberto Hermosillo. Allí, la actriz cisgénero Isela Vega, interpreta el papel de una mujer trans que vuelve loco de amor y pasión a un hombre interpretado por el actor Gonzalo Vega. En la cinta, incluso aparecía una escena donde, gracias a la magia de los efectos especiales, Isela Vega aparecía desnuda y mostrando su miembro genital. Hoy en día, esta cinta es considerada pieza de culto, pero en su momento fue censurada y prohibida.




Alejandra Bogue

Ya en la década de los 1990s, la transexualidad comienza a ser abordada de forma mucho más seria, aunque todavía de forma muy discreta. En 1999, el actor Eduardo Palomo encarnó a una mujer trans en el trabajo sexual en la cinta "Crónica de un desayuno", de Benjamín Cann. Ya en los 2000s, la presencia de actrices trans en las películas nacionales vuelve a tomar fuerza. La actriz Alejandra Bogue debuta formalmente en el cine en la película "Sin ton ni Sonia" (Carlos Sama, 2002), luego de incursionar en varios cortometrajes. Bogue ha sido parte del elenco de cintas como "Tercera llamada" (Francisco Franco, 2013), "No se aceptan devoluciones" (Eugenio Derbez, 2013) y "El viaje de Keta" (Julio Bekhor, 2019). Curiosamente en la primera y en la última cinta mencionadas, Bogue ha aparecido interpretando a mujeres cisgénero, algo insólito en el cine nacional.




Dana Karvelas

En 2015, bajo la dirección de Fernando Urdapilleta, llega la cinta "Estrellas solitarias", quizá la segunda cinta mexicana en abordar el tema de la transexualidad de forma más detallada desde "Las apariencias engañan". La interpretación de la actriz Dana Karvelas le valió varios reconocimientos internacionales, entre ellos el premio de Mejor actriz en el Feratum Fest, algo insólito para una actriz trans en el cine nacional. Karvelas ha continuado su carrera como actriz, apareciendo en filmes como "Deseo, deseo" (Eduardo M. Clorio, 2016) y "Los visitados" (Carless Jofre, 2020).




En la década de los 2010s, también cabe destacar el trabajo realizado por José Pescina en "Carmín tropical" (Rigoberto Perezcano, 2014) y Cuauhtli Jiménez en "Finlandia" (Horacio Alcalá, 2021), donde encarna a una mujer muxe de Oaxaca. La modelo e influencer Victoria Volkóva, formará parte del elenco de la cinta "Sexo, pudor y lágrimas 2", dirigida por Alonso Iñiguez y tentativamente estrenada en 2022.



Coral Bonelli

Una mención especial merece el cine documental. Bajo la premisa de ser un formato de cine periodístico, informativo y no comercial, este tipo de cinematografía ha abordado con más claridad y sensibilidad el mundo de la transexualidad. En la década de los 2010s hubo un gran auge de documentales mexicanos sobre la transexualidad femenina. Así vimos trabajos como "Quebranto" (Roberto Fiesco, 2013), sobre la vida de la actriz trans Coral Bonelli. Aquí vale abrir un paréntesis para destacar el trabajo de Bonelli en el Cine Mexicano. Antes de su transición, Bonelli se consagró como actor infantil y juvenil. Tras su transición, su trabajo se limitó a algunos cortometrajes, antes de su repentina muerte en 2019.



Volviéndo al tema del cine documental, otros trabajos destacados en este rubro son "Casa Roshell" (Camila José Donoso, 2017), sobre la casa de transformismo fundada en la Ciudad de México por la vedette y activista trans Roshell Terranova; "Made in Bangkok" (Flavio Florencio, 2015), sobre la transición de la actriz y cantante Morganna Love; y "La felicidad en la que vivo" (Carlos Morales, 2020), sobre la vida de la activista Samantha Flores. Estos dos últimos, han competido para los Premios Ariel de la Academia Mexicana de Cine.



Si, son pocas. A comparación con la industria del cine estadounidense, de países europeos e incluso de Latinoamérica, el Cine Mexicano se ha visto rezagado en cuanto a presentar más joyas que retraten la transexualidad en la Gran Pantalla. La transexualidad masculina incluso tiene una representación nula. Aún estamos en pañales con respecto a otras industrias. Ojalá que el Cine Mexicano se abra más hacía otros espectros de la diversidad sexual y pueda, en tiempos no muy lejanos, crear una joya de película sobre la transexualidad que pueda exhibirse y triunfar mundialmente a la altura de maravillas como "Todo sobre mi madre" (1999) o "Una mujer fantástica" (2017). Ojo cineastas.











961 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo