top of page

Las Chicas de La Condesa I: Nahuí Ollín

Actualizado: 18 jul 2022

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


México ha parido en su tierra a un sin número de personalidades destacadas del mundo del arte. Personas que han trascendido y que han dejado un legado y un patrimonio cultural valiosísimo al país, y por ende, al mundo entero. Y entre este destacado grupo, vale la pena hacer una mención especial a las mujeres. Quizá el hombre ha predominado y ha ejercido el control del mundo en todos los campos, pero las mujeres siempre han estado a la vanguardia. Y justo en este espacio, queremos inaugurar una nueva sección dedicada a mencionar a un singular grupo de mujeres del siglo XX. Fueron mujeres valientes, atrevidas, que rompieron moldes y transgredieron las pautas sociales de una época donde el machismo impera de forma abrumadora en México. Fueron intelectuales, actrices, modelos, musas, escritoras, pintoras y activistas. Este espacio, que hemos bautizado #LasChicasDeLaCondesa, está dedicado a honrar su vida y obra. Y para arrancar formalmente esta saga, ahora hablaremos de Carmen Mondragón "Nahuí Ollín".



María del Carmen Mondragón Valseca nació en la Ciudad de México el 8 de julio de 1893. Fue la quinta de ocho hijos del general porfiriano Manuel Mondragón y de Mercedes Valseca. Carmen nació en el seno de una familia aristocrática, y fue educada como correspondía a una joven de su condición social. Pasó su infancia con su familia en la ciudad de París, Francia, donde comenzó a estudiar pintura y arte en un internado. Volvió a la Ciudad de México en la adolescencia, y en 1913 contrajo matrimonio con el militar Manuel Rodríguez Lozano. El matrimonio se radicó en París durante algunos años. Allí, Carmen se rodeó de figuras del arte como Diego Rivera, Henri Matisse y Pablo Picasso. Al estallar la Primera Guerra Mundial, la pareja se instala en San Sebastián, España. Allí Carmen da a luz a un hijo, que muere poco después de nacer por asfixia. En 1921, la pareja regresó a México.



De espíritu liberado y ap