La Zona Rosa: El barrio LGBT+ de la Ciudad de México

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Como toda gran megalópolis que se precie de serlo, la Ciudad de México se ha mantenido (o al menos ha tratado de mantenerse) a la vanguardia. La libertad y la diversidad sexual se ven incluidas entre dichos campos.


Muchas de las grandes ciudades del planeta, sobre todo del mundo occidental, se han declarado gay friendly, y han alzado la bandera de tolerancia y respeto a la comunidad LGBT+. En muchas de estas grandes urbes, encontramos los llamados barrios gay, zonas de las ciudades caracterizadas por contar con espacios y establecimientos enfocados al colectivo LGBT+. Pero mas allá de restaurantes, bares, hoteles, sex shops, saunas y cafés, los barrios gay han evolucionado también como centros culturales, con su propia identidad social, artística y hasta política. Ejemplos de ellos: Castro, en San Francisco, E.U., Chueca, en Madrid, España, Gay Village, en Montreal, Canadá o Le Marais, en París, Francia.

En la Ciudad de México, la capital del movimiento y subcultura gay es, por excelencia, la Zona Rosa.




Ubicación de la Zona Rosa en la Alcaldía Cuauhtémoc.


La Zona Rosa no es una colonia como tal. Es una zona que está ubicada en la colonia Juárez, dentro de la alcaldía Cuauhtémoc, cercana al centro de la capital mexicana. Está delimitada al norte por el Paseo de la Reforma, al sur por Avenida Chapultepec, al oeste por Avenida Florencia y al este por la Avenida de los Insurgentes. ¿Por qué el nombre de Zona Rosa? Hay varias teorías al respecto. Una de ella le atribuye el nombre al periodista Agustín Barrios Gómez. Carlos Fuentes decía que el nombre provenía de cuando, en alguna época, muchos edificios de la zona estaban pintados de color rosado. El artista José Luis Cuevas decía que lo “rosa” provenía de la mezcla de los colores blanco y rojo. La zona era blanca, familiar y pacífica durante el día, mientras que por la noche, su vida nocturna y bohemia la teñían de rojo. Se convertía entonces en una Zona roja, con todo lo que este apelativo conlleva. Pero la versión más romántica proviene también del mismo Cuevas, quién en muchas ocasiones mencionó que bautizó así a la zona en homenaje a la bellísima actriz y rumbera cubana Rosa Carmina, gloria del Cine mexicano. Esta última versión es, sin duda, la más original.


Rosa Carmina

La zona como tal se estableció en 1898, pero fue hasta 1910 cuando se convierte en lugar de residencia de diplomáticos, funcionarios y embajadores extranjeros. De ellos provienen los nombres de las calles, que evocan a las grandes urbes europeas. Entre los años 1940’s y 1950’s, la región comenzó a llenarse de comercios. Bares, restaurantes, cafeterías, librerías y galerías de arte invadieron sus calles. Su estilo arquitectónico, mezcla de estilos como el eclecticismo y el Art Nouveau, ayudó en gran medida a consolidar el carácter snob de la zona.

Es a partir de los años 1960’s, cuando la zona comienza a mezclar su glamour y pompa con la cultura. Importantes iconos de la cultura mexicana comienzan a deambular por sus calles y hacer de muchos de sus bares y cafeterías su base de operaciones. De ellos destacan Salvador Novo, Carlos Fuentes, José Luis Cuevas, Juan José Arreola, Carlos Monsiváis y Pita Amor, quién todavía en los años 1980’s deambulaba por la calles de la zona vendiendo sus poemas, pidiendo alguna copita a los clientes de bares y restaurantes y agarrando a bastonazos al que se le atravesaba.




Fue en los años 1970’s cuando la Zona se llena de discotecas y centros nocturnos. En 1976 abre sus puertas El 9, aquel mítico bar gay de la calle de Londres, que marcó historia en el movimiento gay en la capital mexicana. Después de El 9, la Zona Rosa se llena de bares de corte similar, y ya para los 1990’s, se había convertido, sin pretenderlo, en el barrio gay por excelencia de la capital mexicana. En un momento de represión, persecución y marginación pública, la Zona Rosa se convirtió en una especia de gueto donde encontró refugio el colectivo LGBT+ junto con todas sus manifestaciones artísticas, culturales, recreativas y hasta sanitarias. De allí parten los contingentes que desfilan cada año en la Marcha del Orgullo LGBT+ de la Ciudad de México.



La vida nocturna cambió radicalmente en la Ciudad de México a partir de el segundo lustro de los años 1990’s. Sin embargo, y aún después de que otros barrios, como la colonia Condesa, han desplazado a la Zona Rosa como núcleo principal de la vida nocturna y recreativa, la Zona sigue conservando una esencia muy peculiar que se percibe muy fácilmente, sobre todo si perteneces al colectivo LGBT+. Muchos nostálgicos que vivieron la época de mayor esplendor y glamour del lugar, suelen asegurar que ya nada es igual.

Hoy en día, la Zona Rosa también se ha convertido en el núcleo de asentamiento principal de la comunidad coreana en la capital mexicana. Dicha comunidad coexiste pacíficamente con la diversidad sexual capitalina.



Si visitas la capital mexicana, independientemente si perteneces o no al colectivo LGBT+, es fascinante dar una vuelta por sus míticas calles. Y si resides en la Ciudad de México, ¡con más razón tienes la obligación de visitarla y divertirte entre sus fronteras al menos una vez en la vida!

176 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo