La Bruja de Texcoco: Talento y Magia

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: luismiguelr03


La Bruja de Texcoco es magia pura y total. Es impactante. Es de esas personas que uno mira y no puede olvidar jamás; tiene un magnetismo mágico que atrae las miradas de cuantos le rodean. Y no solo por su estatura, tupida barba y colorido vestuario, sino por que nos encontramos con una persona que definitivamente llama la atención por su arrolladora y mística personalidad. Sin duda alguna tiene algo mágico. No en balde su nombre artístico. Es una bruja, en el buen sentido de la palabra claro está. Y como tal, tiene un “algo” muy especial en su persona.



Nació con el nombre de Octavio Mendoza en la Ciudad de México. Desde su infancia, afirma haber sentido inclinación por la música. De hecho, su madre se dedicó a la música. Aprendió a tocar diversos instrumentos musicales como el violín, la guitarra y el arpa. Tiene una carrera profesional alterna como Física egresada del Instituto Politécnico Nacional. Trato de ingresar sin éxito a la Escuela Superior de Música. De cualquier manera, comenzó a tocar con diversos grupos de música folclórica y tradicional mexicana. Octavio también imparte clases de música a niños de primaria y secundaria.


La historia de La Bruja de Texcoco aparece en este mundo terrenal en una celebración del Día de Muertos mexicano de manera intempestiva. Esa tarde, Octavio se presentó tocando en un conjunto de música folclórica en Texcoco, Estado de México. Un curandero del pueblo le tomó de las manos y le dijo: “A ti te estaba esperando, tú eres una de las brujas”. Más tarde, al caer la madrugada, en medio de una celebración infestada de vino, comida y marihuana, como en un auténtico ritual de los dioses prehispánicos, una chica asistente al evento cayó al piso con convulsiones. El curandero le dijo a Mendoza: “Tu ya sabes lo que tienes que hacer para ayudarla”. Mendoza hizo lo que mejor sabía hacer: tocar música con su violín; arropó a la chica con su huipil y tocó y cantó la melodía católica El Pescador. La gente se sumó al rezo musical y la chica quedó curada. Ese día la vida de Octavio cambió y surgió el mito de la Bruja de Texcoco.



La Bruja de Texcoco no solo surge como parte de esa parte mágica dentro de Octavio. También le permite expandirse en sus necesidades y aptitudes musicales y le lleva a explorar un nuevo mundo: el femenino. Durante sus giras musicales alrededor del país, Mendoza se había dado a la tarea de adquirir mucha ropa típica de diversas regiones de México. Una vez que la Bruja de Texcoco surge del interior de su ser, decide convertirse en modelo y embajadora de toda esa riqueza y belleza de la ropa típica de México: huipiles, rebozos, tocados de flores, todo forma parte de la magia que envuelve al maravilloso personaje. Sin embargo, Octavio no renuncia a su parte masculina. Por ello se deja la barba. La dualidad masculino-femenino es una parte vital que sostiene su personalidad.


En su primer concierto de presentación como la Bruja de Texcoco, fue maquillada por el artista plástico Fabián Chairéz. Ese día, afirma sentirse más empoderada que nunca. Fue en 2018 cuando la Bruja de Texcoco comienza su rutilante ascenso al estrellato y al reconocimiento y respeto profesional. Comenzó lanzando una serie de EP’s que se convierten en éxitos no solo en México, sino en el mundo entero. La Bruja de Texcoco ha tenido la oportunidad de llevar la música tradicional mexicana a otras latitudes del globo. Su primera gira internacional llevó el nombre de Brupecha. En los Países Bajos tuvo la oportunidad de presentarse en el prestigioso festival Le Guess Who?.



En 2019, la Bruja de Texcoco lanza a la venta su primer material discográfico titulado De brujas, peteneras y chachalacas. Cada sencillo del disco ha estado acompañado por una serie de estupendos videos musicales que ilustran de manera perfecta este concepto musical tan mágico y de enorme riqueza tradicional creado por ella. Su maravillosa propuesta ha quedado inmortalizada por un maravilloso documental sobre su vida y obra realizado por Cecilia Villaverde y Alejandro Paredes. En dicho documental, titulado simplemente Bruja de Texcoco, se explora su talento y singular estilo musical, pero también su esencia como persona, su maravillosa dualidad y su impacto dentro y fuera del colectivo LGBT+.


En 2020, la Bruja se presentó en el festival musical Vive Latino, uno de los más importantes y de mayor proyección en México; ha alternado con figuras como Café Tacvba, Juan Manuel Torreblanca, Dorian Wood y Zemmoa, entre otros. También ha aportado su talento al Festival Internacional Cervantino de dicho año.


Las personas más interesantes del mundo son las que son auténticas. Aquellas que se atreven a romper moldes y estereotipos; las que luchan por ser ellas mismas nadando contra corriente y sin importarles los juicios morales de la gente. Si a esta singularidad le agregamos la riqueza musical y la estética cultural mexicana y le ponemos otro poco de magia, tenemos como resultado una auténtica fuerza de la naturaleza llamada La Bruja de Texcoco.


Sigan a La Bruja de Texcoco en sus redes:


Facebook: @labrujadetexcoco

Instagram: @labrujadetexcoco



54 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo