Katalina Ángel: De Colombia para México

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


El mundo está lleno de personas que contribuyen con un granito de arena para que este planeta sea cada vez mejor. Pero ese granito de arena, puede llegar a convertirse en algo muy importante que realmente mejore la vida de las personas. Una de esas personas es la que nos ocupa en esta ocasión en este espacio. Actriz, cantante y activista, esta mujer nació con una estrella muy especial que conjuga talento y belleza con vocación de servicio. En este espacio dedicado a la #MemoriaTrans, es momento de hablar de la genial Katalina Ángel.



Nació en Bogotá, Colombia en 1985. Katalina ha declarado en otras ocasiones que para una mujer trans, el proceso de transición es como volver a nacer. Es el despertar a una nueva vida y también a una nueva conciencia. Al principio para ella, deconstruirse fue inconscientemente, en el momento que jugaba con la ropa de sus hermanas; se sentía más feliz y conforme asumiendo el género femenino. Sin entender por qué, a los catorce años supo exactamente qué es lo que sucedía en su interior. Fue a los veinte años que comenzó su proceso de deconstrucción y construcción de su ser y su cuerpo. Ella tomó el nombre de Katalina en honor a la célebre zarina rusa Catalina II La Grande, una mujer que destacó en un mundo completamente dominado por el varón. Como muchas mujeres trans en el mundo, Katalina fue víctima de exclusión social y laboral. Pasó por el mundo de la prostitución en las calles del barrio de Santa Fe, en Bogotá, y tuvo que vivir situaciones complicadas que, sin embargo, ayudaron forjar su personalidad.



Hace varios años, Katalina purgó una sentencia de 48 meses en una prisión en Bogotá. Fue recluida en una prisión para varones. La supervivencia para una mujer trans en un lugar así es terrible. Pero afortunadamente ella pudo sacar algo muy positivo de esta experiencia. Dentro de la prisión, Katalina entró en el mundo del activismo social. La violencia y la marginación social de las personas trans, dentro y fuera de la prisión, le impulsó a crear el proyecto Cuerpos en prisión, mentes en acción. Dicho proyecto ejerció una presión crucial para que los sistemas penitenciarios en Colombia comenzaran a respetar los derechos de las personas trans. En ese confinamiento también dirigió un programa de radio llamado Rompiendo estigmas y escribió para el diario de la prisión El Faro. Katalina fue mucho más lejos. Ella organizó grupos de danza y teatro dentro de la prisión que ayudaron a sobrellevar el encierro por medio del arte y sensibilizar y transformar realidades con los demás internos, personal y funcionarios dentro de la prisión.



Una vez que Katalina recuperó su libertad, se dio cuenta que esta situación de injusticia y abusos hacia las personas trans en prisión era solo un reflejo de lo que sucedía en el exterior. Fue así como comenzó su carrera en el activismo social. En el año 2012, luego de un largo periodo de organización, apareció formalmente la Red Comunitaria Trans. Esta organización fue conformada originalmente por Katalina y Daniela Maldonado, apoyadas en las integrantes del grupo de danza Wanda Fox (todas ellas valientes mujeres trans), cuyo trabajo fue la excusa de encuentro para ir construyendo lo que es hoy en día la Red. Hay que destacar un aspecto: la conformación de esta importante organización surgió en las calles, dentro de ese sector del colectivo trans que es el más vulnerado por las autoridades y la sociedad: las dedicadas al trabajo sexual. La unión de mujeres trans de este ramo, fueron las que comenzaron a organizarse y participar en marchas y manifestaciones que comenzaron a ejercer presión social. Aunque la Red realiza un activismo activo en manifestaciones y mítines, han encontrado en el mundo del arte al aliado más poderoso. Y es que el arte, tiene la magia de sensibilizar de una manera más eficaz a la sociedad. La labor de la Red Comunitaria Trans ha logrado conformar a decenas de personas (no solamente del colectivo trans), que trabajan activamente dentro de esta organización. La labor de la Red ha cruzado fronteras y su impacto tiene mucha fuerza en varios países de Sudamérica. Con México, la Red ha estrechado lazos y está hermanada con otras fundaciones similares en el país. La Red Comunitaria también fue la propulsora de la marcha anual Yo Marcho Trans, la primera marcha encabezada y enfocada al cien por ciento al colectivo trans. Dicha marcha realizó su primera edición en 2015 y hoy en día ya cuenta con un eco internacional.



En Diciembre de 2017, Katalina tuvo la oportunidad de participar en el 1er. Congreso Internacional de Organizaciones que trabajan a favor de las personas privadas de la libertad, encuentro donde se conforma Corpora en Libertad, primer red enfocada en el trabajo en cárceles con poblaciones LGBT+ de Latinoamérica. En mayo de 2018, Katalina tuvo la oportunidad de visibilizar las problemáticas que viven las personas trans privadas de su libertad ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en la República Dominicana.


En cuanto a Katalina, es importante destacar otra de sus facetas: la artística. Katalina ha participado como actriz en distintos proyectos de su natal Colombia, pero también se dedica a la poesía y ha publicado con el apoyo de la Red Comunitaria Trans. También es una de las vocalistas de la banda de punk Radamel 666, junto a Daniela Maldonado, una de las pocas bandas punk que existen en Colombia, y orgullosamente encabezada por dos mujeres trans, algo atípico en el género.


Conozcan y difundan su labor y el de la Red Comunitaria Trans. Sin duda alguna, las mujeres trans nacen con una luz y energía muy especial. Vienen a este mundo a luchar como guerreras y por eso tienen esas características energéticas tan singulares. Katalina Ángel es el perfecto ejemplo de ello.




Sigan a Katalina en sus redes sociales:


Facebook: Katalina Angel Ortiz (Arte Trans)


Instagram: @katpinkp

142 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo