Jacqueline Bisset: la actriz que fue considerada la más hermosa de todos los tiempos

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


El cine nos ha dado la oportunidad de conocer a personalidades verdaderamente fascinantes. Las estrellas del cine muchas veces esconden tras la ficción historias de vida realmente interesantes. Justo la celebridad que honramos en este espacio de #MujeresQueInspiran, es reconocida como uno de los sex symbols más atractivos del espectáculo internacional de las últimas décadas del siglo XX. Es la bella, talentosa y sexy Jacqueline Bisset.




Winifred Jacqueline Fraser Bisset nació el 13 de septiembre de 1944 en Weybridge, Surrey, Inglaterra. Hija de un médico y de una abogada que sirvió como voluntaria durante la Segunda Guerra Mundial. Tiene un hermano llamado Max. Bisset aprendió a hablar francés desde su infancia, bajo las enseñanzas de su madre. Siendo muy joven, comenzó a estudiar ballet. Más tarde tomó clases de actuación y trabajó como modelo para pagarlas.


Aunque incursionó en el cine con un rol menor en 1965, fue en 1966 cuando Jacqueline debutó oficialmente en el Séptimo Arte, y lo hizo de la mano de Roman Polanski en la cinta “Cul-de-sac”. Su éxito masivo lo obtuvo en 1968, al actuar junto a Frank Sinatra en la cinta “The Detective”. En ese mismo año estelarizó la cinta “The Sweet Ride”, que le valió su primera nominación al Golden Globe.



La década de los 1970s marcan la consagración de Bisset como una superestrella. De aquí se desprenden exitosas cintas como “Airport” (1970), “The Life and Times of Judge Roy Bean” (1972) y “The Thief Who Came to Dinner” (1973).

De Hollywood brinca a Europa, logrando ganarse el respeto de los críticos de cine al actuar en películas bajo las órdenes de cineastas como Françoise Truffaut y actores como Marcello Mastroinanni y Jean Paul Belmondo.




En 1977, Bisset ganó una reputación de sex symbol de una manera más bien curiosa, al aparecer con una camiseta blanca mojada en la publicidad de la cinta “The Deep”. Se dice que gracias a ella se pusieron de moda los concursos de camisetas mojadas. La revista “Newsweek” la nombró “la mujer más hermosa de todos los tiempos”. En ese mismo año, una estrategia comercial aumentó su estatus de sex symbol, al lanzar en los Estados Unidos la cinta “Secrets” (1971), donde Bisset aparece desnuda.




En 1978, Bisset ganó notoriedad al caracterizarse como la ex-Primera Dama de los Estados Unidos Jacqueline Kennedy-Onassis en la cinta “The Greek Tycoon”. En 1981, co-produjo la cinta “Rich and Famous”, dirigida por George Cukor. Obtuvo un notable éxito por su participación en la cinta “Class”, en 1983.






En la década de los 1980s, la carrera de Bisset tiene un notable lucimiento en la televisión. En los 1990s, fue una de las pocas actrices que se dio el lujo de trabajar con el mismo éxito en ambos lados del Océano Atlántico.


Jacqueline caracterizó por segunda ocasión a Jackie Kennedy en la cinta “American Prince: The John F. Kennedy Jr. Story”. Su carrera paulatinamente se ha dirigido más a la televisión en tiempos recientes, apareciendo en exitosas series como “Ally McBeal” o “Nip/Tuck”. En 2010, Bisset fue galardonada con la medalla de la Legión de Honor del gobierno francés.


Bisset nunca se ha casado. Mantuvo un romance con el actor canadiense Michael Sarrazin. Otros de sus romances famosos han sido el magnate marroquí Víctor Drai, el bailarín y actor ruso Alexander Gidunov, el actor suizo Vincent Perez y el artemarcialista turco Emin Boztepe. Dato curioso: Bisset es madrina de la actriz Angelina Jolie.



Bisset tampoco tiene hijos. Con respecto al tema de la maternidad, declaró una vez a los medios:

"No podía en conciencia hacer lo que hago y tener hijos. ¿Te imaginas ser la hija de Raquel Welch? He escuchado historias de terror sobre los niños en Hollywood".

Una carrera impecable y sólida de varias décadas, respalda a esta extraordinaria actriz. Bisset pertenece a una generación de actrices de cine que no solo se perpetuaron en el rol del símbolo sexual o la cara bonita, sino que demostraron su potencial histriónico. Cincuenta años de carrera y Bisset permanece vigente.



53 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo