Helena Rojo: Vida y Carrera de una Gran Dama de la Actuación

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Sabiamente lo dice Madame Bogue: “No se si esto le importa a los demás, pero a mí si me parece importante”. En este espacio, también queremos rendirle tributo a personalidades de diferentes épocas, de diferentes tiempos y de diferentes medios que, con su vida y obra, han dejado una huella en la historia y que han marcado influencias y servido como ejemplo y referente a muchas personas. Específicamente, queremos honrar a mujeres que, desde diferentes trincheras, han realizado una aportación al mundo y han contribuido con un granito de arena al reconocimiento y dignificación de la mujer. En esta ocasión, a través de este espacio llamado #MujeresQueInspiran, hablaremos de la vida y obra de la actriz mexicana Helena Rojo.



Helena Rojo nació el 18 de agosto de 1944 en la Ciudad de México, México. Dotada de una belleza clásica y un porte muy singular (que han sido su huella distintiva a lo largo de su larga trayectoria), comenzó su carrera en el medio a través del modelaje en la década de los 1960s. Posteriormente comenzó a estudiar teatro. Fue alumna de destacados maestros del teatro mexicano como José Luis Ibáñez y Carlos Ancira.


Comenzó su carrera cinematográfica con un pequeño rol en la cinta Los amigos (Icaro Cisneros, 1968). Su primer papel acreditado en el cine lo obtiene en la cinta El club de los suicidas (Rogelio A. González, 1970), estelarizada por Enrique Guzmán. Este es el inicio de una fructífera carrera cinematográfica que se ha prolongado durante cinco décadas. En la década de los 1970s, Helena Rojo se consagra como uno de los rostros femeninos más destacados del cine mexicano. Entre las cintas clave en las que Helena participa durante esta década se encuentran títulos muy singulares como Fin de fiesta (Mauricio Walerstein, 1972), una de las primera cintas en abordar el tema de la homosexualidad en México; Muñeca reina (Sergio Olhovich, 1972), basada en una argumento de Carlos Fuentes; Ángeles y querubines (Rafael Corkidi, 1972), considerada una película de culto en el género del terror mexicano; Aguirre, der Zorn Gottes (1972), producción mexicano-alemana-peruana, dirigida por Werner Herzog y en donde compartió escena con Klaus Kinski; Los cachorros (Jorge Fons, 1972); Los perros de Dios (Francisco del Villar, 1973), y Más negro que la noche (Carlos Enrique Taboada, 1974), otro clásico de culto del género sobrenatural del cine nacional.






Mención especial merece la participación de Helena en las co-producciones mexicano-estadounidenses Foxtrot (1974) y The Children of Sanchez (1978). La primera fue dirigida por Arturo Ripstein y Helena comparte créditos con el actor Peter O'Toole, a quién recuerda como temperamental y difícil. La segunda fue dirigida por Hall Bartlett y Helena compartió escena con tres monstruos sagrados mexicanos de Hollywood: Anthony Quinn, Dolores del Río y Katy Jurado. De esta cinta, Helena recuerda con afecto a Dolores del Río y menciona que la legendaria diva del cine mexicano le tomó un afecto especial y solía presentarla en eventos públicos como "su hija". Helena permanece activa, aunque con menos frecuencia en la Gran Pantalla durante los 1980s, 1990s y 2000s. Su más reciente intervención en el Séptimo Arte fue en la cinta Borderline, de Diego Ibarrola (2009).



Y es que, a finales de los 1970s, Helena hace su transición hacia la pantalla chica, específicamente a través de las telenovelas. Debutó con un pequeño rol en el melodrama Extraños en su pueblo (1973). Pero fue en 1977, cuando obtiene la oportunidad de protagonizar la telenovela La venganza, producida por Valentín Pimstein para Televisa. Esto marca el inicio de la trayectoria televisiva de Helena, misma que la ha mantenido vigente hasta el día de hoy. Entre sus telenovelas más destacadas se encuentran La traición (1984), Las secretas intenciones (1992), Retrato de familia (1995), Gente bien (1997), El privilegio de amar (1998), Ramona (2000), Amor real (2003), Inocente de ti (2004), Peregrina (2005), Mundo de fieras (2006), Por ella soy Eva (2012), y La candidata (2016), entre muchas otras más.






La versatilidad de Helena la han llevado por roles que van desde villanas aristócratas, ricas terratenientes, diseñadoras de modas, hermanas gemelas, gitanas y esposas sufridas. Pero eso sí: todos sus personajes siempre impregnados con una distinción y una clase que han sido su marca más distintiva. Si uno pregunta al público sobre la actriz Helena Rojo, sin duda alguna la respuesta más común obtenida es: una gran actriz y una señora muy distinguida y elegante. Y es que la clase, es algo que no se puede actuar, por mejor actor que se sea; es algo que ya viene intrínseco en la persona desde que nace. Y Helena Rojo tiene mucha... ¡de sobra! Actualmente podemos ver a Helena en la telenovela ¿Te acuerdas de mí? (2021).


Mención aparte su aportación a los escenarios teatrales. Helena ha participado en montajes como La ronda de las Arpías, Pecado en la Isla de las Cabras, Me enamoré de una bruja, Cena de matrimonios, El cartero, Dios mío, hazme viuda por favor y la más reciente: Mujeres de ceniza, entre muchas más.



En una entrevista reciente, preguntaban a Helena por su carrera cinematográfica y ella respondió: Creo que esa solo me importa a mí. Al público parece solo interesarle la televisión. Tal vez a los cinéfilos y críticos. Por fortuna, hay mucha gente que conoce a la actriz en otros aspectos de su carrera. Por ello, Helena Rojo es una mujer que inspira y en esta ocasión, rendimos un breve homenaje a su brillante trayectoria.


Sigan a Helena Rojo en su cuenta de Instagram, donde la actriz comparte algunos reels con interesantes anécdotas de su trayectoria:


@helena.rojo.oficial




160 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Formulario de suscripción

©2021 por Alejandra Bogue. Creada con Wix.com