Guillermo García Cantú: El Gran Villano de las Telenovelas Mexicanas

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Las telenovelas han estado presentes entre el público mexicano durante más de 60 años. Son tantas las historias y tantos los personajes, que este género televisivo se ha amalgamado con la cultura popular mexicana (y de otros países latinoamericanos), llegando a formar parte de la vida cotidiana del espectador. Y dentro de este género televisivo, existen actores que han desarrollado carreras muy sólidas, permaneciendo vigentes en un melodrama tras otro, convirtiéndose en presencias perennes en el inconsciente colectivo del público. Y en este espacio, justamente queremos rendir un homenaje a uno de estos actores que prácticamente siempre están vigentes en la pantalla chica. Se trata del Primer Actor Guillermo García Cantú.




"De pura sangre" (1985)

Guillermo García Cantú nació en Monterrey, Nuevo León, el 24 de agosto de 1960. Comenzó su carrera como actor en 1983, pero no en la televisión, sino en el cine, debutando en un cortometraje titulado Cuarteto para el fin del tiempo, dirigido por Alfonso Cuarón. Su debut en las telenovelas ocurrió dos años después en la telenovela De pura sangre, producida por Ernesto Alonso para Televisa y protagonizada por Humberto Zurita y Christian Bach. Aunque interpretó un personaje pequeño, desde ese temprano debut, Guillermo demostró poseer una sólida presencia en la pantalla chica. Poseedor de una fuerte personalidad, temperamento escénico y un atractivo y magnetismo muy singular, probablemente en ese momento ni él mismo imaginaba que el mundo de las telenovelas le daría la entronización como uno de los actores más destacados de su generación.


Con Omar Fierro, Lucero & Nailea Norvind en "Cuando llega el amor" (1990)

De nuevo bajo la batuta de Ernesto Alonso, en 1986 participó en la telenovela El engaño, protagonizada por Erika Buenfil. Su reconocimiento como actor estelar lo recibe tras su participación en la telenovela La casa al final de la calle, producida por Juan Osorio y encabezada por Angélica Aragón. En 1990, participa en la telenovela Cuando llega el amor, protagonizada por Lucero y producida por Carla Estrada. Gracias a esta

producción, Guillermo obtiene la anhelada popularidad entre el público.


Con Yuri & Chayanne en "Volver a empezar" (1994)

En 1992, Guillermo realiza su primer rol como villano estelar en la telenovela Triángulo, producida también por Ernesto Alonso. A partir de ese momento, Guillermo se entroniza como uno de los villanos principales de las telenovelas mexicanas. Con esta misma línea antagónica, Guillermo participa en populares melodramas como Marimar (1994, junto a la cantante Thalía) y Acapulco, cuerpo y alma (1995), donde interpretó el personaje de Marcelo, uno de los villanos más recordados por el público en su carrera televisiva. Sin embargo, en 1994, rompió con la cadena de personajes antagónicos y fue uno de los galanes que disputó el amor de la cantante Yuri en la telenovela Volver a empezar.



Tras una serie de brillantes participaciones, en su mayoría antagónicas en numerosas telenovelas, en 2005 Guillermo interpreta a uno de los personajes más populares de su trayectoria televisiva. Se trata de Demetrio, el asesino serial de la telenovela La madrastra. Aquí Guillermo interpreta otro reto en su carrera televisiva, pues el personaje se traviste para realizar sus terribles crímenes.


En 2008, interpreta otro de los personajes clave de su trayectoria, el de Fernando en la telenovela Fuego en la sangre, mismo que es recordado por el amor obsesivo que profesaba por la protagonista interpretada por la actriz Adela Noriega.



Entre las actuaciones destacadas más recientes de Guillermo se encuentran Triunfo de amor (2010), La malquerida (2014), Las amazonas (2016) y ¿Te acuerdas de mí? (2021), en la cual interpreta el rol co estelar del magnate y gánster Olmo Cáceres.



Dejando de lado su trayectoria en telenovelas, Guillermo también ha incursionado en series y sitcoms tales como Papá soltero (1987), Hora marcada (1989), Diseñador ambos sexos (2001) y más recientemente Por amar sin ley (2018), donde interpreta al rígido dueño de un exitoso bufete de abogados. Cabe destacar que, prácticamente desde su debut en la televisión hace más de tres décadas, Guillermo no ha dejado de trabajar, permaneciendo vigente en un proyecto tras otro, caso verdaderamente excepcional y privilegio de pocos actores.


"Camaleones" (2009)

Pero además de su trayectoria en la pantalla chica, Guillermo también ha incursionado en el Séptimo Arte, participando en películas como Cita con la muerte (Juan Antonio de la Riva, 1989), Dentro de la noche (José Luis García Agraz, 1991), Imperio de los malditos (Christian González, 1992), En medio de la nada (Hugo Rodríguez, 1993) y Vagabunda (Alfonso Rosas Priego Jr., 1994). En el teatro, destaca la participación de Guillermo en el montaje Severa vigilancia (1988), de Jean Genet, bajo la dirección de Humberto Zurita.



"Las amazonas" (2016)

Un aspecto a destacar en la sólida trayectoria de Guillermo es que ha sabido mantener una línea muy discreta en su carrera y ha permanecido alejado de asuntos mediáticos, una verdadera proeza en la actualidad, donde el amarillismo y el escándalo permean en el mundo del espectáculo. Quizá si algo ha perdido en cuanto a reflectores, lo ha ganado en prestigio y credibilidad entre un público que lo ha mantenido como favorito a lo largo de su amplia trayectoria.


"Por amar sin ley" (2018)

Hoy en día, Guillermo García Cantú está consagrado como uno de los actores más destacados de su generación y es un verdadero referente de los actores de carácter en el melodrama televisivo. A manera de homenaje, dedicamos este espacio a la carrera de este gran actor, quien además nos honra en inaugurar este nuevo espacio titulado #TributoALosGrandes.








Entradas Recientes

Ver todo