top of page

El Teatro Fru-Fru: Mitos y leyendas de un recinto histórico.

Actualizado: 26 ene 2022

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


La Ciudad de México tiene una magia muy singular. En su territorio han tenido lugar una enorme serie de hechos, acontecimientos y situaciones inimaginables. Ha sido habitada por personajes excepcionales y en ella existen los lugares más increíbles que uno pueda imaginar.

Uno de estos lugares se encuentra ubicado en el llamado Centro Histórico de la ciudad, en el corazón de la metrópoli. Específicamente se halla en el número 24 de la calle de Donceles. Es el célebre Teatro Fru Fru.


Vista del lobby del teatro, con el famoso vitral con el rostro de "La Tigresa".

El teatro visto desde la calle de Donceles.


El recinto fue construido a fines del siglo XIX. Originalmente fue conocido como el Gran Teatro Nacional. Cuentan las crónicas que el presidente Porfirio Díaz acudió a su inauguración. Luego fue el Teatro Renacimiento. En 1906 fue adquirido por Francisco Cardona, el marido de la legendaria diva teatral mexicana Virginia Fábregas con el fin de que la estrella de los escenarios pudiera presentar sus obras de teatro. Llegó a alcanzar el esplendor durante la época de oro del teatro de revista mexicano, en las primeras dos décadas del siglo XX. Era toda una novedad en su tiempo, pues fue el primer recinto teatral de México en contar con luz eléctrica.