Dolores del Río & María Félix: Una "rivalidad" fascinante

Actualizado: 17 ago

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


No hay más que investigar ni refutar. Mujeres bellísimas y grandes actrices han desfilado por el firmamento artístico mexicano, sobre todo en lo que conocemos como la Época de Oro del Cine Mexicano, allá por los años 1940’s y 1950’s. Pero las ÚNICAS dos que realmente podemos considerar como Divas, en toda la extensión de la palabra (busquen el significado de “Diva” para que vean a lo que me refiero) son Dolores del Río (1904-1983) y María Félix (1914-2002).



Dolores del Río (1904-1983)

Resulta digno de destacar que México haya podido aportar al maravilloso mundo del cine a dos especímenes femeninos tan bellos, fascinantes y deslumbrantes. Lo más interesante es que, con carreras y personalidades diametralmente opuestas, ambas mujeres pudieron coincidir en espacio y tiempo y compartir el peldaño más alto entre las estrellas del firmamento artístico nacional.

María Félix (1914-2002)

Era inevitable entonces que las comparaciones surgieran entre una y otra. El público se dividió en dos grupos: los defensores acérrimos de La Doña, que la defendían a capa y espada exaltando su belleza, altivez y fuerte personalidad, y los seguidores de Lolita, que exaltaban su elegancia, majestad y garbo. Ambos grupos por supuesto, denostaban a la rival. Antes que Verónica Castro y Lucía Méndez o que Paulina Rubio y Thalía (guardando obviamente la distancia en cuanto a estrellato, importancia y categoría), la prensa y el público se dieron vuelo en la rivalidad entre Dolores y María. ¿Cómo surgió esta “rivalidad”? ¿Existió realmente? Aquí te numeramos una lista de detalles que tal vez no conozcas sobre esta guerra campal entre dos diosas del Séptimo Arte.


María Félix debuta en el cine mexicano en 1942. Dolores lo hace un año después, luego de una larga e importante carrera en Hollywood. Así que prácticamente ambas irrumpieron al mismo tiempo en la escena nacional. Se dice que fue un anuncio de un cosmético en un espectacular en una importante avenida de la Ciudad de México lo que desató las comparaciones. La publicidad contenía las fotos de ambas estrellas y una frase que decía más o menos así:


“Con el saludo de las dos mujeres más bellas de México”.


Fue en 1945 cuando ambas mujeres se vieron involucradas por primera vez. Un error de mensajero envió a María un guion de cine que era para Dolores y viceversa. María filmó "Vértigo", una historia sobre una mujer madura enamorada de su yerno (historia óptima para Lolita dada su edad y personalidad) y Dolores filmó "La selva de fuego", historia de una mujer sensual y audaz que seduce a unos trabajadores en una selva chiapaneca (guion ideal para la devora-hombres de La Doña). Las películas no gustaron mucho debido a que ambas mujeres se veían forzadas, pero ellas estaban fascinadas por el reto actoral que representó en su carrera. Cabe señalar que ambas fueron informadas del error del mensajero, pero por ningún motivo aceptaron cambiar los guiones.


Ambas tenían muchas amistades en común. Entre ellas destacan el escritor Salvador Novo, el diseñador Armando Valdés Peza y los artistas Diego Rivera y Frida Kahlo. Lupe Rivera Marín, hija de Diego, cuenta que ella llegó a ver a ambas mujeres en casa de su padre y que María ignoraba a Lolita cuando llegaban a encontrase de visita en casa de los Rivera.


Otro aspecto curioso que las une es que ambas fueron musas de las principales cintas del cineasta Emilio "El Indio" Fernández. En 1953 ambas aparecen en el reparto de la cinta multiestelar "Reportaje", bajo la dirección de Fernández, pero no comparten escena alguna. Aún así, en sus escenas con Jorge Negrete, María menciona a Dolores.


Dolores & María en "La Cucaracha" (1959).

Fue hasta 1959 cuando el director Ismael Rodríguez logró unirlas en la película "La Cucaracha". Para tal odisea el cineasta tuvo hasta que hipotecar su casa (para cubrir el elevado salario de ambas). Y todo por que María rechazó a Elsa Aguirre como co-protagonista. Ella dijo: “Que me traigan a Dolores del Río”. Nunca imaginó que Lolita aceptaría la oferta. La única condición de Dolores es que ambas compartieran el crédito estelar. La Doña hizo concesiones. Incluso la historia se modificó para dar mayor peso a Dolores en la misma. Aún así se dice que María exigió al director (a escondidas claro), cobrar un peso más que su rival. El chiste era estar “por encima de ella”.


Lo cierto es que gracias a esta película ambas mujeres comenzaron una relación amistosa. Se llamaban cariñosamente Maruca y La Chata. Durante los 1960’s y 1970’s fue común verlas juntas en diversos eventos y fiestas. Incluso en una ocasión, en una fiesta en casa de Enrique, hijo de María, ambas acordaron vestirse igual, causando revuelo en la prensa. Gracias a Dolores fue también posible esa histórica fotografía de la revista "Life" donde aparecen ambas divas en compañía de "Cantinflas". Dolores intercedió y medió, pues María y Mario Moreno para nada se llevaban bien.


María, "Cantinflas" & Dolores en la revista "Life" (1965).

En 1983, el autor Carlos Fuentes publicó la obra teatral "Orquídeas a la luz de la luna", en donde parodia y se mofa de la personalidad de ambas divas, mostrándolas de forma grotesca y decadente. Ambas estallaron en ira, ero Dolores estaba ya delicada de salud. María Félix hablo y se defendió ante los medios por las dos y llamó a Fuentes "Mujerujo".


(Foto: Colección de Ricardo Castro Corrales).

Después de la muerte de Dolores en 1983, María llegó a hacer dos que tres comentarios un poco duros sobre ella:


“Dolores del Río no tenía joyas, tenía joyitas”


“¿Qué hizo esta señora Dolores para tener una estatua en Chapultepec?”

María & Dolores. Al centro Enrique Álvarez Félix, hijo de María.

Sin embargo, la mayoría de las veces manifestó respeto, cariño y admiración hacía Dolores en entrevistas y reportajes (algo poco común en ella):


“Dolores del Río era una gran señora. Dolores era aparte. Tenía un comportamiento de princesa. Era una mujer muy inteligente, de primera clase y divertida. Yo quise mucho a Dolores y guardo un magnífico recuerdo de ella.”


De Dolores con respecto a María queda esta declaración plasmada en el libro "Rostros e imágenes", de Luis Moreno:


“Para ser estrella de cine se necesita tener columna vertebral de hierro. María Félix tiene la columna vertebral de hierro, por eso triunfó en Europa. Cuando yo llegó a una plaza de toros o un evento público solo me dicen halagos. A María a veces le gritan cosas terribles y solo una mujer con su temple puede aguantarlas”.

En 1949 el escritor Oswaldo Díaz Ruanova, escribió un ensayo a ambas artistas en su "sistema de valores" sobre las estrellas del cine mexicano de la época. En el las compara y a la vez realza sus diferencias y lo grandiosas que eran justo por ello:


Dolores del Río era una brisa; María Félix un huracán
Dolores era una ave de ornato, un cisne; María un ave rapaz, un águila
Cuando Dolores aparece todo brilla con más fuerza; Cuando María aparece, su brillo opaca todo lo demás
Dolores es de físico mexicano, pero de pensamiento universal; María es de físico universal, pero de pensamiento mexicano.
María y Dolores son muy distintas, pero a la vez iguales, pues nacieron bajo el sol de México

María, Anthony Quinn & Dolores (1978).


El confrontar a estrellas femeninas, del tamaño de Dolores y María, es algo que genera un interés, espectáculo, morbo y curiosidad entre el espectador. Por eso es tan común que estrellas de fama superlativa, de cualquier rama del espectáculo, tengan siempre una némesis que enfrentar. En el caso de María y Dolores, su rivalidad fue más imaginaria que real, pero los que salimos ganando en medio de su maravilloso esplendor fuimos el público que las admiramos hasta el presente y seguimos hablando de ellas.