"Coccinelle": La mítica vedette trans

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Tantos tiempos, tantos lugares, tantas personas...el colectivo transexual y transgénero ha recorrido un camino muy largo en su búsqueda constante de respeto y reconocimiento. Y en este espacio honramos esa #MemoriaTrans y ahora dedicamos este espacio a una figura muy importante de la historia LGBT+: La Gran vedette francesa La Coccinelle.


Nació el 23 de agosto de 1931 en Paris, Francia. Nació en un cuerpo masculino bajo el nombre de Jacques Charles Dufresnoy. Pero lo cierto es que un tremendo mujerón de extraordinaria belleza se encontraba latente dentro de ese cuerpo masculino. No se tienen muchos detalles de su juventud, pero parece ser que vivió su transición con el apoyo de su familia. Se sabe también que se desempeñó durante algún tiempo como artillera para el ejército francés.



En 1953, surge con el nombre de Coccinelle (“mariquita” o “catarina” en español), debutando como corista y vedette en el salón de female impersonators y drag queens Chez Madame Arthur, donde su madre fungía como vendedora de flores. Allí realizaba imitaciones de la actriz francesa Danielle Darrieux. Eventualmente también trabajó en el club nocturno parisino Le Carrousel, donde alternó con figuras como April Ashley y Bambi, otras destacadas vedettes trans. Se dice que su inspiración e ideal femenino era Marilyn Monroe.

En 1958, Coccinelle decide realizarse una cirugía de reasignación de sexo. Esta la realizó en Casablanca, Marruecos, en la clínica del prestigiado ginecólogo francés Georges Burou, quién también estuvo detrás de las cirugías de April Ashley y, según se cuenta, de la actriz Capucine. Coccinelle comentaba que el Dr. Burou “rectificó el error que la naturaleza había cometido”. Coccinelle supo que la cirugía había sido un éxito cuando el Dr. Burou la saludo con un “Bonjour, Mademoiselle”. Jacques Charles desapareció y Jacqueline Charlotte tomó su lugar. Su nuevo nombre legal lo obtuvo con la ayuda del prestigiado abogado Robert Badinter.

¡Y a triunfar se ha dicho! La Coccinelle se convierte en una sensación. No es la primera mujer trans en someterse a una cirugía de reasignación de sexo, pero si la primera gran estrella, pues Coccinelle ya era una cotizada vedette. En 1963, durante siete meses, se presentó en el Olympia de Paris con un espectáculo titulado Recherche la femme. En esa época, alternó con figuras como Edith Piaf.



Ya en 1959, había debutado en el cine en la película Nuits d’Europe, de Alessandro Blasetti. En total, realizó otras cinco películas más en la década de los 1960s, pero el cine en realidad nunca fue su ambición. Lo suyo eran los shows de revista y cabaret. Poco a poco, Coccinelle se convirtió en una de las artistas más destacadas de toda Francia y pronto su fama traspasó fronteras. A partir de la década de los 1970s, realizó una gira por Europa y Latinoamérica. En 1978, se instaló en Berlín, Alemania, donde se convierte en la figura estelar del célebre cabaret Chez Nous.


En 1982, Coccinelle se instala en Argentina, país en el que su carrera vive un segundo aire. Trabaja en televisión y en espectáculos de cabaret de aquel país. En 1986, regresa como estrella al Madame Arthur, recinto que la vio nacer cuarenta años atrás. Su espectáculo obtiene gran éxito y nuevamente se vuelve figura mediática, apareciendo en programas de televisión y en medios impresos. También triunfó con una temporada en el Casino de Paris.

A principios de los 1990s, Coccinelle presenta un espectáculo en el que narra la historia de su vida. Por desgracia, el estallido de la Guerra del Golfo, provocó una crisis económica que afectó a su espectáculo, que tuvo que cerrar la temporada. Decide entonces alejarse de la vida pública y se retira a vivir de manera pacífica al sur de Francia. Su última actuación la realiza en 1992.



En su carrera también lanzó tres producciones musicales. La última la realizó en 2005.

Coccinelle también trabajó como activista en favor de las personas transgénero. Fue la fundadora de la organización Devenir Femme (Convertirse en mujer), creada con el fin de brindar apoyo emocional y práctico a quienes buscan una cirugía de reasignación de género. También ayudó a crear el Centro de Ayuda, Investigación e Información para la Transexualidad y la Identidad de Género en Francia.

Su vida personal fue muy polémica. En 1961, contrajo matrimonio con el periodista Francis Paul Bonnett. Su boda causó sensación en los medios. Fue la primera vez que una mujer transexual se casó de blanco, y entregada en el altar por su padre. El matrimonio se efectúo bajo la fe católica, luego de que la iglesia reconoció su identidad femenina y hasta fue re bautizada. En 1966 contrajo segundas nupcias con el bailarín colombiano Mario Florentin. Ya en semi retiro en Marsella, se casó en terceras nupcias en 1996 con el actor transformista Michou.

Pero, a la par de sus matrimonios, la belleza y sensualidad de Coccinelle, causaban impacto entre los hombres. El galán de cine francés Alain Delon, quedó sorprendido ante su belleza y el cantante Ghigo Agosti le compuso el tema Coccinella, que provocó mucha controversia en la época.


Coccinelle pasó sus últimos días en el cabaret LouLou de Marsella. En abril de 2006, sufrió un derrame cerebral. Seis meses después, el 9 de octubre de 2006, Coccinelle murió de un paro cardíaco en el Hospital Timone de Marsella. Según se dice, sus últimas palabras fueron:


“No tuve mi vida, al menos déjenme tener mi muerte”.


Coccinelle ha sido objeto de numerosos homenajes y reconocimientos a su legado. El más importante fue la inauguración del Paseo de Coccinelle, una calle ubicada en Paris. Este se proclamó con su nombre el 18 de mayo de 2017, y es la primera calle de Europa en llevar el nombre de una persona transexual.


La vida de Coccinelle, como la de muchas mujeres trans, no fue sencilla, pero es un ejemplo muy claro de que, con esfuerzo, disciplina y voluntad, una mujer trans también puede construir una carrera fabulosa, digna e inspiradora para cualquier persona, sin importar el género. Y como ella, por suerte, hay muchas en el mundo y han existido en el tiempo y en la historia...y existirán.


LECTURA SUGERIDA:


*Coccinelle: “Coccinelle” (Autobiografía), Ed. Filipacchi, Francia, 1987.

264 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
 

Formulario de suscripción

©2021 por Alejandra Bogue. Creada con Wix.com