Cine LGBT+: "Kiss of Spider-Woman"

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


El mundo del Séptimo Arte nos ha regalado momentos gloriosos a los espectadores. Historias, personajes e imágenes que se quedan grabadas para siempre en el inconsciente colectivo. Al igual que los libros, las películas se quedan para la posteridad. Y la diversidad sexual ha sido mostrada en todos sus espectros y en todas sus variantes en la Gran Pantalla. En el recorrido de historias referentes al colectivo LGBT+ que han sido mostradas en el cine, en este espacio destacamos y recordamos algunas de las más memorables. En el año de 1985, una de estas historias causó revuelo entre los espectadores. El cineasta brasileño Héctor Babenco acaparó el aplauso del público y de la crítica por la extraordinaria adaptación cinematográfica de "Kiss of the Spider Woman" ("El beso de la mujer araña"), la novela del argentino Manuel Puig publicada por primera vez en el año de 1976.

Y sin más preámbulos, el argumento es el siguiente:




William Hurt ("Molina")


En una cárcel de Brasil coinciden dos hombres diametralmente opuestos: el prisionero político de izquierda Valentín Arregui (Raúl Julia) y un hombre homosexual acusado de seducir a un menor, Luis Molina (William Hurt). Ambos comparten una lúgubre celda.

Molina intenta acercarse y entablar una conversación con Arregui, quién se muestra distante e incluso hostil hacia con su compañero. Molina decide matar el tiempo relatando a su compañero una de sus películas favoritas: un thriller romántico ambientado en la Segunda Guerra Mundial, una suerte de propaganda nazi sobre una cantante francesa (Sonia Braga), quién traiciona a su patria por amor a un oficial alemán. Arregui termina, sin pretenderlo, sumiéndose en el relato de Molina al recordar su amor por una mujer llamada Marta. Poco a poco una curiosa amistad se va desarrollando entre ellos.


Raúl Julia ("Valentin")

A medida que la cinta avanza, se revela que Molina ha sido chantajeado por el director de la prisión para ganarse la confianza de Arregui y poder extraerle información sobre el grupo revolucionario al que pertenece, a cambio de comida y la posible libertad condicional. Sin embargo, Molina comienza a enamorarse de su compañero. A pesar de que Arregui se resiste a los sentimientos y avances de su compañero, irremediablemente crea un vínculo con él, una mezcla de gratitud, soledad e incluso compasión que derivan en una relación sexual. Las consecuencias de este encuentro culminan en un desenlace inesperado...


Sonia Braga

La película obtuvo un enorme reconocimiento de parte de la crítica y del público. William Hurt obtuvo del Premio Óscar de AMPA en la categoría de Mejor actor. La cinta también obtuvo nominaciones para mejor película, mejor guion adaptado y mejor director.


La cinta contiene algunas diferencias notables con respecto a la novela. La más notoria es que en la película se enfocan únicamente en una de las películas narradas por Molina a Arregui. En la novela narra un total de cinco.




Aunque la película contó con un presupuesto algo limitado que se reflejo con una ambientación y escenografía algo pobres, lo compensó con un excelente guion, cuya adaptación corrió a cargo de Leonard Schrader. El manejo de la sexualidad de los personajes se hace con suma delicadeza. No es explícita ni mucho menos grotesca, sobre todo si tomamos en cuenta que la cinta se realizó a mediados de la década de los 1980’s, en la cual el tema de la diversidad sexual todavía era delicado, escabroso y “tratado con pinzas” en el Séptimo Arte. El personaje de Molina, aunque afeminado, se aleja de los clichés y la caricaturización. incluso algunos críticos de la película afirman que Molina en realidad no es homosexual, sino una mujer trans, sin una transición, pues en varios momentos se refiere a si mismo como "una dama".

Mas allá de ser una historia que mueva fibras por el amor entre dos hombres, es un verdadero canto a la amistad.


Dato curioso: Héctor Babenco, el director, pasó por muchos desazones al momento de la pre-producción. Uno de ellos se debió al elenco, pues el quería a Burt Lancaster y a Richard Gere en los roles estelares.


Christian Bach en "El beso de la mujer araña" (versión musical mexicana, 1997).

Además de la película, existen también dos versiones teatrales. La primera fue realizada en 1983. Se estrenó en Londres, en el Bush Theatre y con los actores Mark Rylance y Simon Callow. La segunda es una versión musical creada por Terrence Macnallay. Fue estrenada en 1992 en el West End de Londres y cuenta con música de John Kander y Fred Ebb. En 1993 se presentó en Broadway y ganó el Premio Tony al Mejor musical.


En México ambas versiones teatrales de la novela han sido representadas. La primera fue en 1983 con Héctor Ortega y Gonzalo Vega en los roles estelares (bajo la dirección de Arturo Ripstein). La versión musical fue presentada por primera vez en 1997 con Mario Iván Martínez y Tomás Goros en los roles centrales y bajo la producción de Humberto Zurita y Christian Bach (quién también actuaba en la obra). En 2018, se realizó una segunda versión de este musical con las actuaciones de Luis Gatica, Rogelio Suárez y Chantal Andere.



Si pueden, no dejen de echarle un vistazo a esta maravillosa pieza del Séptimo Arte y pieza fundamental del Cine LGBT+.


60 visualizaciones0 comentarios