Capucine: Tragedia y rumores alrededor de una misteriosa belleza

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Entre las tantas beldades que engalanaron el Séptimo Arte en el siglo pasado, se encuentra esta singular mujer. Famosa por su belleza, enigmática personalidad, su trágico final, y también por los rumores que señalaban que era una mujer trans. No es ni la primera ni la última mujer del espectáculo sobre la que han corrido estos rumores. Nunca se comprobó si era o no una mujer trans, pero independientemente de ello, tuvo una vida interesante y digna de ser recordada. Se trata de la actriz y modelo francesa Capucine.




Germaine Hélène Irène Lefébvre nació en Saint Raphael, Francia, el 6 de enero de 1931 (otras fuentes señalan 1933 o 1935 como su año de nacimiento). Germaine era una niña muy independiente y a los 17 años decidió dejar su inestable hogar para mudarse a París.

Un día, mientras paseaba por las calles parisinas, un fotógrafo notó su belleza y la conectó al mundo del modelaje. Fue en este medio donde conoció a su gran amiga Audrey Hepburn, quien más tarde se convirtió en una gran estrella.


Germaine tuvo mucho éxito como modelo. Se convirtió en la favorita de casas de moda como Givenchy y Christian Dior y cambió su nombre por el de Capucine. Sin embargo, a la par que su popularidad aumentaba, Capucine comenzó a caer en una profunda depresión.

Ahora se sabe que, probablemente, sufría de trastorno bipolar. En varias ocasiones intentó suicidarse y algunas de esas veces fue su amiga Audrey Hepburn quien la rescató.



Debutó en el cine en el año de 1948, con un rol sin crédito en la cinta “The Eagle with Two Heads”, dirigida por Jean Cocteau. En 1949, actuó en la película “Rendez-Vous de Juliette”, dirigida por Jackes Becker. Fue precisamente durante el rodaje de este film conoció al que años más tarde sería su esposo, Pierre Trabaud con el que contrajo matrimonio en 1950. Meses más tarde se separaron. Este sería su único matrimonio. Sin embargo, tuvo incontables amantes.


En 1957, fue descubierta por el director Charles K. Feldman mientras trabajaba como modelo para Givenchy. Este le propuso proyectar su carrera en Hollywood, convirtiéndose en su pigmalión y en su amante. Debutó en la industria hollywoodense en la cinta “Song Without End”, de la Columbia Pictures en 1960. La película estaba basada en la historia del músico Franz Liszt, y Capucine consiguió una nominación al Golden Globe. A la par del arranque de su carrera en Hollywood, Capucine tomó clases de inglés con el director Gregory Ratoff. En Hollywood, sus promotores intentaron proyectarla, sin éxito, como una nueva Greta Garbo.






Hizo seis películas más a principios y mediados de los 1960s. En “The Lion And The 7th Dawn”, actuó junto a William Holden, con el que tuvo una relación de dos años. En 1963 realiza su actuación más memorable en la Gran Pantalla en la película “The Pink Panther”, con el actor Peter Sellers. En 1965 actuó en la cinta cómica “Whats New Pussycat?”, junto a Peter O’Toole.


Su éxito fue tal que, en 1963, Capucine sirvió de inspiración a la cosmetóloga española Carmen Vidal para crear la línea de cremas “Germaine de Capucine”.


En 1962 se instaló en Lausanne, Suiza y le dio prioridad a su carrera como actriz en Europa. En 1969 actuó a las órdenes de Federico Fellini en “Fellini Satyricon”. En 1971 actuó en “Death in Venice”, a las órdenes de Luchino Visconti.

Aunque su carrera declina en los próximos años, todavía se mantuvo activa en los 1970s y 1980s en películas europeas.




Ahora cabe hacer un paréntesis para hablar acerca de los rumores que siempre circularon sobre Capucine acerca de que era una mujer trans. La modelo y vedette trans Bambi, se ha referido a ella como una mujer trans. De acuerdo con Bambi, ella conoció a Capucine trabajando en el cabaret francés Carrousel, donde también trabajó otra mítica celebridad trans, la vedette Coccinelle. Otras fuentes afirman que la Capucine mencionada por Bambi era en realidad otra persona. Otros más afirman que Capucine no solo no era una mujer trans, sino que era una mujer cisgénero bisexual. Se le atribuye un romance con la actriz Barbara Stanwyck, con quién actuó en la cinta “Walk on the Wild Side” (1962).


El 17 de marzo de 1992, cuando contaba con 62 años de edad, Capucine cometió suicidio, arrojándose desde la ventana de su apartamento en Lausanne, ubicado en el octavo piso. La causa aparente: aquella depresión que la persiguió desde su juventud.



Y aquí recordamos a una mujer muy singular. Más allá de los rumores que corrieron sobre su identidad sexual, nadie puede negar que tuvo una presencia magnética que iluminó las pasarelas y la gran pantalla. A manera de despedida, vale retomar una frase que dijo sobre ella el director de cine George Cukor:


“La cámara tenía una relación de amor con su cara”



32 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo