Bette Davis & Joan Crawford: Su histórica rivalidad

Actualizado: 6 abr

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


Para aquellas personas que no las conozcan (sobre todo lectores de generaciones más contemporáneas), Bette Davis y Joan Crawford fueron dos actrices estadounidenses. Fueron dos de las estrellas más grandes que han pisado Hollywood, con fascinantes carreras de más de cinco décadas ininterrumpidas en el cine y la televisión. Pertenecen a esa gloriosa época cuando aún existían las "Divas" o "Mitos" del Séptimo Arte. Con su carrera, talento y belleza, ambas mujeres han quedado grabadas en la Historia. Sin embargo, la legendaria rivalidad que mantuvieron en vida, ha contribuido también a ensanchar su mito como leyendas de la Gran Pantalla.


Bette Davis & Joan Crawford en "What Ever Happened to Baby Jane?" (1962).


Joan Crawford (1904-1977)

Joan Crawford (Lucille Fay Le Sueur) (1904-1977), comenzó su carrera antes que su mítica rival. Originaria de Texas, la joven comenzó su carrera en la década de los 1920s, en pleno auge del cine mudo. La carrera de Crawford ha sido valorada por historiadores y críticos debido a su tenacidad. Ella se empeñó en ser una gran estrella y lo logró, a base de su talento, belleza y ambición. Para los 1930s, llegó a ser una de las estrellas más importantes de Hollywood, y junto con Greta Garbo, la estrella más destacada de la MGM. Crawford se caracterizó por su estilo temperamental y su interpretación de heroínas de carácter en cintas como "Our Dancing Daughters" (1928), "Possessed" (1931), "Gran Hotel" (1932), "Chained" (1934), "The Women" (1939), "Above Suspicion" (1943), "Johnny Guitar" (1954) y "Queen Bee" (1955), entre muchas otras más. El clásico "Mildred Pierce" (1945), la hizo acreedora el Premio Óscar.




Bette Davis (1908-1989)

Bette Davis (Ruth Elizabeth Davis) (1908-1989), originaria de Massachusetts, comenzó su carrera en cine en 1931. Previamente había trabajado en el teatro. Formó parte de una nueva generación de estrellas que arriban a Hollywood con la llegada del sonido a las películas. El talento histriónico de Davis, pronto captó la atención del público. En los 1930s y 1940s, Bette fue la gran estrella de la Warner Bros. Davis se caracterizó por su interpretación de mujeres temperamentales, dramáticas y malvadas, así como también por su enorme versatilidad. Prueba de ello son cintas como "The Petriefed Forest" (1936), "Dark Victory" (1939), "The Private Lives of Elizabeth & Essex" (1939), "The Letter" (1940), "The Little Foxes" (1941), "Now Voyager" (1942) y "All about Eve" (1950), entre otras. Fue ganadora del Premio Óscar en dos ocasiones. La primera por "Dangerous" (1935) y la segunda por "Jezebel" (1937). En total, acumuló diez nominaciones a este premio.



Dos estrellas tan destacadas y con estilos y personalidades fílmicas tan similares, irremediablemente acabarían enemistadas. Y más aún con una industria y una prensa amarillista que contribuía a esta rivalidad. Sobre los inicios de su rivalidad hay mil historias. Algunos dicen que todo comenzó cuando Bette Davis coqueteó con el actor Franchot Tone cuando este estaba casado con Crawford. Otros más dicen que todo inicio debido a las inclinaciones lésbicas de Crawford, quien intentó seducir a Davis a través de costosos regalos, siendo desairada por la temperamental estrella. Sin embargo, muchos coinciden en que su rivalidad se desató como tal cuando ambas formaron parte de las filas del mismo estudio. Crawford llegó a Warner tras dejar MGM y se dice que su llegada fue promovida por los ejecutivos de Warner, que ya estaban hartos de los desplantes y actitudes de diva de Davis. Se dice que Davis perdió muchos guiones en favor de Crawford. La película "Mildred Pierce" fue pensada para Davis, pero Crawford obtuvo el papel y consiguió el Óscar. El ego de Davis nunca superó esto. Por supuesto, las columnas de chismes de la época se encargaban de enardecer los ánimos y las estrellas llegaron a inmiscuirse en guerras de declaraciones y dimes y diretes durante años.



Pero los años pasaron y ya para 1962, ambas estrellas ya vivían una estrepitosa declive en sus carreras. Cuando ya no había roles interesantes para ellas en el cine, ambas deciden unir fuerzas. Se dice que fue Crawford quién descubrió el argumento del thriller de terror psicológico "What Ever Happened to Baby Jane?" y de inmediato lucho para que Davis y ella protagonizaran esta historia sobre dos hermanas, viejas glorias del cine, que viven juntas, olvidadas y envenenadas de odio y resentimiento la una con la otra. El responsable de la titánica labor de dirigir a estos monstruos sagrados del cine fue el cineasta Robert Aldrich (1918-1983). Se dice que cuando Aldrich propuso la historia y a las estrellas al productor Jack Warner este le respondió:


"No te daré ni un peso para ver a ese par de viejas".


Pero a base de empeño, Aldrich logró que Warner financiara el proyecto. La noticia de la reunión de las estrellas causó furor en la prensa de espectáculos. Se dice que los periodistas chismosos y los mismo productores, hicieron todo lo posible por exacerbar la rivalidad de las estrellas por publicidad. La filmación fue un verdadero viacrucis. Davis llegó a golpear a Crawford en una escena, pero esta hizo que Davis se lesionara la cintura al cargarla (se escondió piedras en el cuerpo). Davis también hizo colocar maquinas dispensadoras de Coca-Cola en el set. Crawford era accionista mayoritaria de Pepsi.

A jalones y tirones (literalmente), el dramático rodaje concluyo. La cinta se estrenó meses después con un éxito arrollador. El "par de viejas", valieron millones. Ahora venía el round final: El Óscar. ¿Quién de las dos sería nominada como Mejor Actriz? ¿Y quién se llevaría el premio?



Davis consiguió la nominación por su magistral caracterización de la trastornada ex-estrella infantil. Crawford fue ignorada, afrenta que no perdonó nunca. Joan hizo campaña activa para desprestigiar a su rival. Incluso pactó con las otras nominadas para recoger su premio en caso de que no pudieran asistir a recogerlo. Para Davis significaba su tercer Óscar. La tensión se vivía al máximo en la premiación de 1963. La ganadora fue Anne Bancroft. Crawford recibió el premio en su ausencia, humillando a Davis y robándole toda la gloria.


La película revivió la carrera de las veteranas actrices, pero las encasilló en películas de suspenso, en roles de viejas brujas y arpías. Pero eso era mejor que nada. ¿Volverían a trabajar juntas? ¡imposible! Davis declaró:


"No mearía a Crawford ni aunque estuviera ardiendo en llamas".


Pero la necesidad es la madre de todas las "colaboraciones fílmicas forzadas". En 1964, la Twentith Century Fox produce el thriller "Hush...Hush...Sweet Charlotte", de nuevo dirigido por Aldrich, quien convence a las eternas rivales de trabajar juntas. Pero Davis toma la delantera, pues tomó el rol de productora y se dedicó a boicotear los textos de Crawford. Esta fingió enfermedad y se retiró del set. Un mes después fue sustituida por Olivia de Havilland. Este despido fue un golpe del que la carrera de Crawford ya no pudo reponerse.



Davis siguió trabajando con cierta regularidad. Crawford solo filmó unas cuantas películas irrelevantes más. Se retiró a principios de la década de los 1970s. Fue diagnosticada con cáncer de páncreas y murió en 1977. Una año después, su hija adoptiva Christina Crawford publicó el libro "Mommie Dearest", en el que retrata una vida de abusos sufridos manos de su madre. La historia fue llevada al cine en 1979. Muchos amigos y contemporáneos de Crawford se mostraron indignados. La misma Davis llegó a defender a su némesis. Ella misma fue "hermana del mismo dolor" de su difunta rival. En 1985, su hija B.D Hyman escribió el libro "My Mother's Keeper", donde también habló horrores de su madre.


El episodio final de la histórica rivalidad de estas mujeres ocurre en 1989. Davis filmaba su última película "Wicked Stepmother", donde interpretaba a una anciana hechicera que se casa con un viudo. En la producción alguien tuvo el mal tino de colocar una foto de Crawford en una escena donde el personaje de Davis miraba la foto de la difunta esposa de su marido. Este gesto fue del total desagrado de Davis, quién calificó este acto como cruel, burlón y malicioso. Davis murió en ese mismo año, a causa de cáncer de mama, en Francia.


Susan Sarandon & Jessica Lange en la serie "Feud" (2017).

La rivalidad de Davis y Crawford ha sido retomada en artículos, reportajes y libros. En 2017, el productor Ryan Murphy produjo la miniserie "Feud", enfocada en plasmar la mítica rivalidad entre ambas leyendas, específicamente durante la filmación de "What Ever Happened to Baby Jane?". Crawford es interpretada por Jessica Lange y Davis por Susan Sarandon.



En México también han existido "rivalidades del espectáculo": En el cine María Félix y Dolores del Río (que realmente no se odiaban y hasta fueron amigas), en las telenovelas Verónica Castro y Lucía Méndez (más mediática que real) y en la música pop Thalía y Paulina Rubio (que trabajaron mucho juntas y en realidad tampoco se odian tanto). Pero si las comparamos con la rivalidad de Davis y Crawford, se quedan cortas. La competencia de estas mujeres fue tal y trascendió tanto que, aquí estamos, hablando de ella, a décadas de que ocurrió.



LECTURA SUGERIDA:


*Shaun Considine: "Bette & Joan: The Divine Feud", Graymalkin Media, 1989.





180 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo