top of page

Amelio Robles: El héroe trans de la Revolución Mexicana

Actualizado: 8 mar 2022

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


De repente, la Historia nos sorprende con algunos casos inusitados donde la tolerancia ha triunfado en cuanto a temas de diversidad y libertad sexual. Imaginemos el México de la segunda década del siglo XX. El país estaba sumido en medio de una Revolución política. ¿Hablar de identidad de género? ¡Imposible! El machismo estaba en su máximo esplendor en la sociedad mexicana. Las personas homosexuales y lesbianas estaban completamente marginadas, encubiertas y ocultas por la sociedad. Pero en este contexto tan arcaico en términos de apertura y tolerancia, surge una figura excepcional. Se trata del Coronel Amelio Robles, el primer hombre trans reconocido públicamente en México. En este espacio de #MemoriaTrans recordamos su historia.



Nació el 3 de noviembre de 1889 en Xochipala, Guerrero. Su padre era un terrateniente con elevada posición económica que murió cuando Amelio tenía tres años de edad. Su madre contrajo segundas nupcias y procreó tres hijos más. Amelio fue educado (como era común para una niña nacida en la alta sociedad de la época), en una congregación católica llamada Sociedad de las Hijas de María de la Medalla Milagrosa. Amelio tenía muy clara su identidad de género desde temprana edad. No le gustaban las actividades y juegos impuestos socialmente para las niñas. Por el contrario, se identificaba más con las actividades y roles afines a los varones (como montar a caballo y utilizar armas).



Cuando creció, Amelio se interesó por la política. Cuando la Revolución Mexicana estalló, Amelio se unió a la lucha armada para apoyar a las fuerzas de Francisco I. Madero. A partir de ese momento, se involucró por completo en el conflicto armado del país. En aquella época se le conocía como "La Güera Amelia". Eventualmente se inclino a la causa zapatista. Se dice que gozó de la estima del General Emiliano Zapata y fue cuando le asignaron el rango de coronela. A la muerte del caudillo, se unió a las fuerzas de Venustiano Carranza, hasta el fin del conflicto