Amanda Miguel: La mujer de la voz prodigiosa


Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


La música romántica en español vivió una gloriosa época dorada en las décadas de los 1970s y 1980s del siglo XX. Los principales intérpretes latinoamericanos y españoles, se consagraron como grandes figuras e ídolos populares, y su legado permanece vigente hasta el día de hoy, en un presente donde la música romántica parece estar pasando una época de letargo. Entre las estrellas más grandes que pertenecen a esta generación prodigiosa de intérpretes, se encuentra la mujer a quién homenajeamos en este espacio de #TributoALosGrandes. Poseedora de una voz única, un estilo inconfundible y un temperamento escénico sublime, ha sido una de la más exitosas y vendedoras artistas de la escena musical latinoamericana. Es la poderosa Amanda Miguel.




Amanda Antonia Miguel Samso nació el 1ero. de junio de 1956 en Gaiman, Chubut, Argentina, una ciudad ubicada en la Patagonia. Amanda fue una niña prodigio con una gran sensibilidad por la música. Con tan solo 4 años de edad, ya cantaba y tocaba el piano. Cuando tenía 16 años de edad, se trasladó a Buenos Aires con la intención de formarse musicalmente de forma profesional. Estudió música en la Academia Alberto Williams y fue discípula de la profesora Liana Lecuona.



Amanda Miguel & Diego Verdaguer

Un día, cuando Amanda caminaba por la calles de Buenos Aires, cautivó con su singular belleza al cantautor Diego Verdaguer, en ese momento, una figura de gran popularidad en la escena musical argentina. A partir de ese momento, comienza la asociación sentimental y musical entre ambos artistas, quizá una de las parejas más prodigiosas de la escena artística latinoamericana. Amanda inicia su carrera como corista de Verdaguer en 1975. Allí coincidió también con la mítica cantante argentina Valeria Lynch, quién también inició su carrera haciendo coros a Verdaguer. En 1978, Amanda y Diego visitan México por primera vez. La cantante afirma haberse enamorado d e la tierra mexicana desde el primer momento en que la piso. Ella y Diego terminaron por establecerse definitivamente en suelo mexicano.



En 1979, Diego le produce a Amanda su primer sencillo titulado “Papá, cuando regreses”. Un año después, Amanda lanza el sencillo “Así no te amará jamás”, tema que inicia el mito musical de Amanda Miguel.




Aquí cabe abrir un paréntesis para hablar de algunos aspectos primordiales del arte musical de Amanda Miguel. El primero es su voz. Amanda posee un estilo musical único e irrepetible, en el que las notas musicales se funden con prodigiosos gritos que dan testimonio de los poderosos agudos que alcanza el rango vocal de la intérprete; el segundo aspecto a destacar: la letra de sus canciones. Amanda ha participado como co-autora de algunos de los temas musicales de su carrera. A su labor se suma, desde luego, el talento y sensibilidad de Diego Verdaguer y el de autoras como Graciela Carballo y Anahi Van Zandweghe. El resultado han sido temas musicales de amor y desamor verdaderamente desgarradores, dramáticos e intensos. Estas letras tan expresivas, acompañadas por la voz singular de Amanda, sus notas agudas impresionantes y arreglos musicales majestuosos, dan como resultado una antología de temas musicales que, hoy en día, son valorados como auténticas joyas de la música en español. Por si fuera poco, a esta maravillosa amalgama se suma una capacidad interpretativa e histriónica muy destacada de parte de Amanda.

La cereza de este maravilloso pastel es su aspecto físico. Amanda es dueña de una impresionante mata de abundante pelo rizado. Esta ha sido su huella física más distintiva. Escuchar a la cantante con sus temas y su voz prodigiosa es impactante; más aún, el verla , con aquella alborotada melena como corona triunfal.


Ante el éxito de “Así no te amará jamás”, en 1981, Verdaguer produce para Amanda su primer álbum titulado “El Sonido vol. 1”. De aquí se desprenden los clásicos “El me mintió”, “Hagamos un trato” y “Mi buen corazón”, los cuales tuvieron éxito internacional. Amanda consiguió ventas de tres millones de discos por su primer material discográfico, tal vez uno de los más vendidos y escuchados de la música en español.






En 1983, sale a la venta la continuación de su primer disco: “El Sonido Vol. II”. De este álbum se desprenden temas como “Castillos”, “Como un títere” y “Cosquillas en el pecho”. El disco logra igualar el éxito de su álbum previo.




La mítica trilogía musical de Amanda se cierra con “El Último Sonido vol. III”, lanzado en 1984. De este material se desprenden los exitosos sencillos “Dudas”, “Las pequeñas cosas” y “El gato y yo”.




En 1985, Amanda y Diego se presentan por primera vez, con gran éxito, en el Festival Internacional de Viña del Mar. Ambos también unen sus voces al proyecto “Cantaré, cantarás”, que unió a las grandes estrellas de la música en español en apoyo a las víctimas del Terremoto de la Ciudad de México ocurrido en ese año.


Amanda y Diego se convirtieron en padres de una niña de nombre Ana Victoria en 1983. En 1986, Amanda decide realizar una pausa en su carrera para dedicarse al cuidado de su hija. En 1987, la pareja funda su propio sello discográfico llamado Diam Music, bajo cuya producción se lanza “El pecado”, cuarto álbum de estudio de la cantante.



En 1989, Amanda lanza el álbum “El rostro del amor”, cuyo sencillo principal homónimo, fue elegido como el oficial para acompañar la segunda visita del papa Juan Pablo II a tierras mexicanas. El disco tuvo un éxito inaudito.



En la década de los 1990s, Amanda lanza tres producciones musicales más: el disco ranchero “Rompecorazones” (1992), “Ámame una vez más” (1996) y “ 5 Días” (1999).




Es en la década de los 2000s cuando Amanda, al igual que toda su generación de baladistas latinos de los 1970s y 1980s, vuelven a vivir un auge en su carrera apoyados por la nostalgia de un público cada vez más carente de voces, intérpretes y temas románticos modernos.


La cantante se convierte en figura habitual de reality shows musicales televisivos, como “Cantando por un sueño” (2006), “El show de los sueños” (2008) y “Parodiando” (2013). La cantante también retoma sus giras internacionales masivas en compañía de Diego y de su hija Ana Victoria quién, desde 2007, siguió los pasos de sus famosos padres y se ha posicionado como una destacada cantautora. De los álbumes más recientes de Amanda destacan “Piedra de afilar” (2005), “Anillo de compromiso” (2008) y “80*15”. En 2020, la cantautora lanzó el álbum en vivo “Solita y sin ataduras”.



El 27 de enero de 2022, Diego Verdaguer fallece en Los Ángeles, California, donde la pareja residía desde hace algunos años. A pesar del dolor de perder al que fue su compañero de vida y dupla musical durante cuatro décadas, la cantante sigue en pie por su público y su proyecto musical, ahora de la mano de su hija Ana Victoria y con la motivación extra de Lucca, su nieto.



Amanda Miguel es una de las grandes leyendas de la música latinoamericana. Es difícil no conmoverse, estremecerse y sorprenderse al escuchar alguna de sus potentes canciones en su maravillosa voz. Aunque no se sea su fanático, ni del género musical o de sus canciones, nadie puede permanecer indiferente al embrujo de la voz y estilo de tan maravillosa cantante.



AMANDA MIGUEL EN LA RED:


Facebook: @AmandaMiguels

Instagram: @yoamandamiguel

Twitter: @amandamiguels


www.amandamiguel.com


35 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo