Actrices cisgénero en la piel de mujeres trans en el cine

Actualizado: feb 27

Por Luis Miguel Romero

Twitter: @LuisMiguelR01

Facebook: @LuisMiguelR02

Instagram: @luismiguelr03


La falta de oportunidades laborales para mujeres trans en el mundo del espectáculo es una triste realidad. Apenas en los últimos años, las actrices trans han podido acceder a personajes en el cine y la televisión. Durante mucho tiempo, fueron actores o actrices cisgénero las que fueron contratados para interpretar roles de mujeres trans. A pesar de que resulta ilógico que no sea una mujer trans quién encarne a un rol con su identidad de género en la ficción, lo cierto es que también hay que reconocer la labor de algunos actores y actrices, que han representado de manera espléndida y digna este tipo de personajes. En esta ocasión, en este espacio, nos enfocaremos a hablar acerca de las más destacas interpretaciones de actrices cisgénero sobre mujeres trans en el Séptimo Arte.


La primera actriz cis que encarnó a una mujer trans fue Raquel Welch. La despampanante Welch interpretó el rol de Myra Breckinridge en la película del mismo nombre (1970), dirigida por Michael Sarne.


En 1976, la actriz Teresa Ann Savoy, se metió en la piel de “Mary”, una mujer trans, en la polémica cinta italo-yugoslava Private Vices, Public Pleasures.



En 1977, la actriz Victoria Abril hacía lo propio con el personaje de “María José” en la cinta española Cambio de sexo, de Vicente Aranda.



Isela Vega en "Las apariencias engañan" (1983).

Ya entrada la década de los 1980s, vimos a Karen Black interpretar el rol de “Joanne” en la cinta Come Back to the Five and Dime, Jimmy Dean, Jimmy Dean (Robert Altman, 1982). En 1983, la actriz Felissa Rose interpretó a “Angela”, una asesina serial en la cinta de terror slasher Sleepaway Camp, de Robert Hiltzik. En ese mismo año, en México, la actriz Isela Vega encarnó a “Adriana” en Las apariencias engañan, de Jaime Humberto Hermosillo.

En 1986, la actriz Vanessa Redgrave interpretó a la tenista y oftalmóloga trans Renée Richards en la biopic televisiva Second Serve, de Anthony Page. La década de los 1980s se cerró con la actuación de Carmen Maura en el personaje de “Tina” en la cinta española La ley del deseo, de Pedro Almodóvar.



Cathy Moriarty en "Soapdish" (1991).

Tilda Swinton en "Orlando" (1993).

En la década de los 1990s, merece la pena resaltar interpretaciones como las de María Barranco en Las edades de Lulú, de Bigas Luna (1990); Cathy Moriarty en Soapdish, de Michael Hoffman (1991); Tilda Swinton en Orlando, de Sally Potter (1993), y la más memorable de todas: Antonia San Juan como “La Agrado” en la mítica Todo sobre mi madre, también de Almodóvar (1999).


En la década de los 2000s, vimos interpretaciones como las de Mónica Cervera en el rol de “Marieta” en la cinta española 20 centímetros, de Ramón Salazar (2005); Felicity Huffman en su brillante interpretación de “Bree” en “Transamerica”, de Duncan Tucker, misma que le valió una nominación al Óscar, y Kerry Washington en Life Is Hot in Cracktown, de Buddy Giovinazzo (2009).



Kate del Castillo en "K-11" (2012).

Década de los 2010s: Elena Anaya en La piel que habito, también de Almodóvar (2011); Kate del Castillo en el rol de “Moussey” en K-11, de Jules Stewart (2012) y Michelle Rodriguez en The Assignment, de Walter Hill (2016).


Es evidente que, con el paso del tiempo, el cine ha dejado paulatinamente de contratar a actrices cisgénero para personajes de mujer trans. En las décadas previas era relativamente más justificable por la supuesta ausencia de actrices trans en la industria, o por el prejuicio de actores de “travestirse” ante la cámara.


La opinión del colectivo trans al respecto es muy diversa. Algunas mujeres trans opinan que no hay ningún problema en que una mujer cis las encarne en el cine, siempre y cuando sea con dignidad y no de una forma caricaturizada o grotesca. Otras por su parte, opinan lo contrario, alegando que es una afrenta para la carrera de muchas actrices trans, que han trabajado de forma intensa labrando un camino en el mundo del espectáculo. Ambas posturas son perfectamente válidas.


Recientemente, la actriz Scarlett Johansson rechazó encarnar el rol de un hombre trans en una película ante la lluvia de críticas que se vertieron sobre ella en las redes sociales. Esto es un reflejo de que la situación está cambiando de forma un poco lenta, pero muy firme, lo cual representa un nuevo horizonte para las actrices trans y para todo el colectivo en general, que está contemplando los frutos de la semilla que se ha plantado en la lucha por el reconocimiento y la representación digna de la diversidad sexual en medios masivos como el cine.


Y en otro momento vale la pena dedicar este espacio para los actores que han encarnado (con resultados variables) a las mujeres trans en el cine. Estén pendientes.





679 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo